El busto del Papa ha acabado en un almacén en Valencia

Giner pagó 46.000 euros por la figura en bronce, regalada a Benedicto XVI, y una réplica, que colocó en su despacho hasta que llegó Rus y la desterró

El jefe del Estado Vaticano, el líder espiritual de más de 1.100 millones de católicos, el intelectual Joseph Ratzinger, el Papa Benedicto XVI no ha recibido, pese a ser el representante de Dios en la Tierra, mucho mejor tratamiento por parte del presidente de la diputación de Valencia, Alfonso Rus, que el gremio de maestros o el de músicos de banda de Xàtiva, a los que llamó «gilipollas» o «rojos». El busto del Santo Padre, encargado por el antecesor de Rus, Fernando Giner, al artista Nassio Bayarri por 46.000 euros (original y réplica) para conmemorar la visita papal a Valencia comparte días y noches con sillones orejeros con el pellejo roído, señales de tráfico, contenedores de basura y demás inquilinos del almacén de la corporación provincial en Bétera, en un pabellón otrora ocupado por el psiquiátrico.
La diputada de Administración General, Carlota Navarro, no tuvo más remedio que admitir ayer, en el pleno de la diputación, que el busto de 100 kilos y 80 centímetros de alto que recrea, en bronce patinado en verde, a Benedicto XVI está en ese almacén. «Lo están limpiando», en el centro de restauración, justificó la encargada de intendencia. Es un argumento chocante, dado que la escultura tiene tres años y estuvo siempre en espacio interior.
Fueron las primeras noticias que tuvo el portavoz del PSPV, Rafael Rubio, quien, a propósito de la fiscalización del gasto público en el V Encuentro de las Familias, preguntó por el paradero de la obra de arte. La escultura ocupó lugar privilegiado en el despacho del anterior presidente Fernando Giner, el padre del encargo. Cuando llegó su sucesor, Alfonso Rus, ordenó el destierro de la figura, que es una copia de original que el Papa se llevó al Vaticano, después de que Giner, su esposa, Alicia Castelló, y su familia se lo regalaran en nombre de todos los municipios de la provincia y durante la audiencia que les concedió el el Santo Padre en el Palacio Arzobispal el domingo 9 de julio.

303.000 euros de la diputación
Los 46.000 euros que costaron las esculturas conmemorativas de la efeméride son sólo una parte de los 303.000 euros que la corporación provincial gastó en la organización de los actos religiosos. De esa cantidad, 210.000 euros se destinaron a la compra de 70.000 sillas de plástico para la celebración de la misa, que después fueron repartidas por los ayuntamientos de la provincia que las solicitaron.
Entre las iniciativas de exigencia de información sobre la participación de la diputación en la visita, Rubio reclamó al vicepresidente primero, Juan José Medina, las actas de las reuniones de la fundación V Encuentro de las Familias, en cuyo patronato estaban la Generalitat, el Arzobispado, el Ayuntamiento de Valencia y la diputación. Tres días después de la pregunta, Medina respondió: «En este momento estamos recopilando las actas de las reuniones de la Fundación a las que asistieron representantes de esta diputación para poder remitirlas a su grupo lo antes posible para que tengan constancia de ello».
Ayer, Medina admitió que las actas «no las tenemos» y que están en la fundación. Instó al PSPV a dirigirse a esa entidad y confesó que él mismo ya había tomado ese camino para lograr la información.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...