El burka, incompatible con Francia, «una república a cara descubierta»

Francia debate sobre la prohibición del burka y del niqab en el espacio público. El Ejecutivo apuesta por una "República a cara descubierta" en aras a la seguridad pública. Pero sobre la mesa hay mucho en juego, el principio de libertad religiosa, la dignidad de la mujer y la igualdad de sexos.

El Gobierno de Sarkozy abandera la campaña de “la República a cara descubierta” para proponer una ley que prohíba el burka en los servicios públicos. El documento presentado por tres ministros apuesta por exigir la retirada del velo integral (burka y niqab) en las alcaldías, en la Seguridad Social, en Correos, en las gobiernos regionales, etc. Eso sí, de momento no se habla ni de las universidades ni del transporte público. Pero, una vez abierto el debate, es inevitable que muchos pidan ir más allá, e incluso en las filas parlamentarias del partido del presidente, la UMP, algunos parlamentarios abogen por la restricción total del velo integral en todo el espacio público.

En contra de los valores franceses
En un momento en el que Francia cuenta con 1.900 mujeres que llevan este tipo de velo, los diputados lo consideran como un obstáculo al llamado proceso de “naturalización” con el que se obtiene la nacionalidad francesa e implica la asimilación de los valores de la Républica. En este sentido se pronunció en 2008 el Consejo de Estado. Estimó que una mujer marroquí, casada con un francés y portadora del velo integral había “adoptado una práctica radical de su religión, incompatible con los valores esenciales de la comunidad francesa, con es el de la igualdad de sexos”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...