El budismo da el salto a la Bolsa

El templo chino Saholin prevé salir al mercado en 2011 con una Oferta Pública de Venta de acciones por valor de 100 millones de euros

El Templo Saholin, con una antigüedad de más de 1.500 años y cuna del kung fu, prepara su salida a Bolsa mediante una Oferta Pública de Venta de acciones (OPV) por importe de 1.000 millones de yuanes (unos 100 millones de euros) a través de una joint venture (alianza estratégica) entre las autoridades de Dengfeng, la ciudad donde se encuentra el templo budista, y la compañía pública China Travel Service (CTS), que podría cotizar en los parqués de Hong Kong o Shanghai en 2011, según informa el diario Daily Telegraph, que cita fuentes gubernamentales chinas.

La entidad se haría cargo de los ingresos derivados por la venta de entradas al templo, que ascienden a unos 150 millones de yuanes al año (15 millones de euros), así como de la gestión de otros activos bajo la marca, aunque las fuentes consultadas precisaron que el edificio no será incluido entre los activos de la nueva compañía. El pasado año, más de 1,6 millones de turistas viajaron a la provincia china de Henan para visitar el templo y asistir a las exhibiciones de artes marciales de los monjes, quienes también celebran giras por todo el mundo.

"La joint venture contribuirá a promocionar el turismo en la región", señalaron las fuentes gubernamentales, que precisaron que "el propio templo y su herencia cultural no formarán parte de la sociedad".

Se prevé que CTS asuma una participación del 51% en la sociedad conjunta mediante una aportación de capital de unos 100 millones de yuanes (algo más de 10 millones de euros), aunque un portavoz de la empresa pública declinó comentar la operación. Sin embargo, el diario chino Oriental Morning Post informa de que ambas partes suscribieron un principio de acuerdo el pasado 21 de octubre por el que la ciudad de Dengfeng inyectará seis millones de yuanes (612.000 euros) en la sociedad.

Esta operación supone un paso más en la estrategia del abad del Templo, Shi Yongxin, en la conversión del templo en una marca de alcance global, para lo que emprendió una agresiva campaña con el fin de proteger la utilización de la imagen de la institución y sus monjes, mientras que ha colaborado en la producción de diversas películas sobre artes marciales. Los críticos de su gestión denuncian una excesiva comercialización, mientras que sus defensores recuerdan que antes de su llegada el templo estaba en ruinas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...