El batiburrillo legal de la muerte digna en España

Los dos grandes partidos políticos británicos -conservadores y laboristas- dieron libertad de voto a sus diputados para que actuaran en conciencia sobre la polémica Ley de la Muerte Asistida que se debatía este viernes en la Cámara de los Comunes ante un Parlamento profundamente dividido y con el apoyo de más de la mitad de los ciudadanos, según las encuestas. Finalmente, han rechazado la Ley.

Pero en cualquier caso, cada vez que un país plantea un avance sobre la muerte digna, el debate se extiende a muchos más lugares. Entre ellos España. «Sólo el hecho de que los partidos den libertad de voto es algo casi impensable en nuestro país, aunque sería lo ideal en este asunto», explican a EL MUNDO desde la Asociación por el Derecho a Morir Dignamente, desde donde reclaman que se haga aquí «una ley estatal integral y un Observatorio para ver cómo está muriendo la gente en España. Nosotros vemos casos muy duros. Una vez que se sepa cómo se está muriendo se podrá poner remedio y legislar al respecto».

Mientras tanto, la cuestión se estanca en la Ley de Autonomía del Paciente de 2002 -que el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero quiso reformar pero cuyo intento cayó en saco roto- y en diversas normas autonómicas que han intentado dar más pasos que el Gobierno Central. Entre ellas, la pionera fue Andalucía, que elaboró su propia Ley de la Muerte Digna en 2010. «Pensamos que era una buenísima oportunidad de mejorar lo que había, porque la Ley de Autonomía del Paciente no habla del proceso final de la vida, pero ya hace cinco años de eso y el problema es que los Gobiernos no han tenido voluntad política para desarrollarla. Hace falta voluntad política».

Tras Andalucía impulsaron normas propias Aragón y Navarra y después Canarias, Baleares, Galicia y País Vasco. «El problema en todas es el mismo, que no se han aplicado ni desarrollado», explican desde la Asociación.

Y además, todas ellas colisionan con el artículo 143 del Código Penal que castiga al «que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar». Por eso, «lo primero que se debería hacer es derogar ese artículo», insisten los miembros que luchan por el Derecho a una Muerte Digna.

«Hace dos días California dio el primer paso para aprobar una Ley de Suicidio Asistido. Ahora se vota en Reino Unido. La tendencia de los últimos años es que cada vez más los políticos parecen reflejar la opinión de la calle, que está más a favor de estas leyes», dicen desde la Asociación.

En España, el último estudio para conocer cómo respiraban los ciudadanos sobre este tema es data de 2009 y lo encargó el Ministerio de Sanidad, con Bernat Soria al frente. Los datos,publicados por el CIS, decían que la mayoría de los ciudadanos (casi el 60%) estaría a favor de regular por Ley la eutanasia».

Los modelos a seguir

Fuera de España algunos países ya cuentan con leyes sobre la muerte digna.

Bélgica: La eutanasia se legalizó en 2002. Lo bueno de este modelo es que «integra la eutanasia como parte del tratamiento integral, junto a los cuidados paliativos, como una opción más». Desde febrero de 2014 también es legal la eutanasia infantil.. La puede pedir quien tenga una enfermedad irreversible.

Holanda: Fue el primer país del mundo en legalizar la eutanasia activa, en 2001. También es legal el suicidio asistido. Cualquier persona puede solicitar la eutanasia, independientemente de si es un enfermo terminal.

Suiza: Es legal el suicidio médicamente asistido, no la eutanasia activa. El matiz es que no es necesaria la asistencia del médico para prescribir el fármaco letal.

Estados Unidos: Varios estados han regulado el derecho a morir con dignidad. California está en trámites para aprobar una Ley, que ya existe en Montana, Nuevo México, Oregón, Vermont y Washington.El caso de Brittany Maynard removió las conciencias de los estadounidenses y abrió el debate en todos los estados.

Québec (Canadá): Tras cuatro años de polémicas y debates parlamentarios, en 2014 quedó aprobada la Ley relativa a los cuidados al final de la vida.

Colombia: Por primera vez este año autorizó la eutanasia a un enfermo terminal, Ovidio González, de 79 años. La situación en este país es peculiar, porque el poder judicial dice que la eutanasia es legal, pero deciden las cámaras legislativas y cuenta con la oposición de la Iglesia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...