El Ayuntamiento, gobernado por el PSOE, liquidará la sociedad Caravaca Jubilar, que acumula una deuda de 750.000 euros

NOTA de MURCIA LAICA: La realidad no se corresponde con lo que nos estuvieron asegurando desde las tres administraciones, que el año jubilar de Caravaca sería beneficioso para todo el mundo. La iglesia desde su posición de expectadora, sin aportar fondos de los muchos que tienen, dejando que el dinero público fluya para regocijo de algunos, la mayoría y luego presentar unas cuentas totalmente inaceptables, dónde en cualquier país con tradición democratica les costaría el puesto claro. Aquí se hace patente la ecuación sin remilgos de que los ciudadanos de todas las confesiones religiosas y los de ninguna pagan unos costes desmesurados por publicitar y dar cobertura a una actividad que sólo es de una religión, no es de todo el mundo, que no se puede cargar al erario público 750.000€, que se podrían hacer muchas cosas con esa cantidad. Deben pagarselo ustedes, por el bien de todos.


Por fin. El Ayuntamiento podrá liquidar la sociedad Caravaca Jubilar tras la aprobación de los presupuestos municipales de 2018, prevista para la sesión plenaria que se celebrará el primer lunes del próximo mes de abril. En el proyecto, que presentará la Concejalía de Hacienda para su debate y aprobación por la corporación municipal, se incluye una partida de 750.000 euros que se destinará a la liquidación de la citada empresa.

La sociedad Caravaca Jubilar fue creada por la Comunidad Autónoma antes de 2003 para poner en valor el patrimonio de la ciudad con motivo de la celebración del primer Año Santo ‘In Perpetuum’ y para gestionar los recursos turísticos del municipio fue vendida -por un euro- al Ayuntamiento de Caravaca en diciembre de 2013.

La sociedad tuvo que hacer frente al pago de la deuda acumulada ya desde su creación, ya que tanto los gastos por la adquisición de los inmuebles, junto a los proyectos de rehabilitación de los edificios que albergan los museos, se hicieron con cargo a la propia sociedad. Durante años, ha tenido que ir amortizando la inversión inicial y la deuda, a mediados del 2013, era de unos 3 millones de euros. El Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y los préstamos a través del ICO sirvieron para saldar la deuda casi en su totalidad.

En octubre de 2015, según declaraciones del alcalde, José Moreno, y en base a los datos de la auditoría que se estaba realizando en aquel momento y antes de que se conociesen las conclusiones del informe correspondiente, ya avanzó que «cuando se decidió adquirir la sociedad para que fuese municipal se dijo que se compraba por un euro y libre de cargas, pero la realidad es que la deuda superaba entonces los 600.000 euros». Desde que la sociedad pasó a ser de titularidad municipal, el Ayuntamiento asumió las nóminas y seguros sociales de los trabajadores que conforman la plantilla, que actualmente son 17.

La concejal de Hacienda, Julia Giménez, que dejará el cargo tras la celebración del Pleno por motivos laborales, al haberse incorporado a su nuevo destino en Mallorca, adelantó a ‘La Verdad’ que «el presupuesto que presentaremos es muy parecido al que se aprobó en 2016 y al borrador de 2017 (la oposición, en bloque, lo rechazó y se tuvieron que prorrogar las cuentas del ejercicio anterior); una vez más ponemos el acento en las personas y hay una apuesta por las ayudas sociales, el empleo, la cultura, la educación y el turismo». Giménez confirmó que hay una partida de 750.000 euros «para la liquidación y extinción de esta sociedad, un tema que nos preocupa mucho y que no se puede dilatar más en el tiempo».

En el presupuesto también se han incorporado algunas propuestas de los grupos municipales de Izquierda Unida-Ganar Caravaca y de Ciudadanos. Entre las partidas presupuestadas, hay ayudas sociales, ayudas para la rehabilitación de viviendas en el casco antiguo, para la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, ayudas a emprendedores y subvenciones para la contratación de trabajadores, para la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI), para la creación de una escuela de hostelería, la renovación de redes de agua y alcantarillado, la mejora de viales en casco urbano y pedanías; y para poner en marcha la administración electrónica.

Dos de los grupos de la oposición, PP y Cs, ya han adelantado que se abstendrán en el Pleno de presupuestos, lo que facilitará que el equipo de Gobierno socialista pueda sacar adelante su proyecto económico para este año.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...