El Ayuntamiento de Oviedo renuncia a cobrar el IBI a la Iglesia como pretendía el tripartito

El anterior gobierno trató, sin éxito, de que el Arzobispado tributara por los bienes que no dedica al culto, medida que no prevén PP y Cs

Nuevo gesto para la distensión y la mejora de las relaciones institucionales entre el Ayuntamiento y el Arzobispado. El nuevo gobierno municipal, compuesto por el PP y Ciudadanos (Cs), ha dejado aparcado uno de los planes en los que venía trabajando el tripartito de izquierdas para incrementar la recaudación fiscal: cobrar a la Iglesia el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) por aquellas edificaciones que no están dedicadas al culto. Según confirman fuentes del PP, responsable del área de Economía, las únicas novedades previstas a este respecto para el año que viene son las desveladas por LA NUEVA ESPAÑA la pasada semana. Se trata de una bajada del tipo común del IBI para compensar el incremento previsto en los valores catastrales y «congelar» así el recibo que pagarán los contribuyentes en 2020, acompañada de una rebaja del tipo del diferencial, conocido como «de los ricos», del 1,3% al 1,1%, con lo que se anula la subida aprobada por el tripartito.

El que fuera responsable de Economía durante el anterior mandato, Rubén Rosón (Somos), llegó a enviar una carta al arzobispo, Jesús Sanz Montes, en la que le reclamaba su colaboración para identificar qué propiedades eclesiales estaban en condiciones de continuar exentas del pago del IBI y cuáles serían aquellas por las que debería tributar. Rosón se basaba en una sentencia relativa al Ayuntamiento de Getafe que «obligaba», a su juicio, a pasar los recibos por los inmuebles no destinados directamente al culto.

En su respuesta, dirigida al alcalde, entonces alcalde, el socialista Wenceslao López, y no al edil de Economía. Jesús Sanz Montes apuntaba que la Iglesia no goza de privilegio alguno, ya que la exención fiscal está regulada por la ley de mecenazgo. Es más, el prelado indicó que la Diócesis de Oviedo no tiene bienes con fines lucrativos, por los que tener que hacer frente al IBI. Según Jesús Sanz Montes, la Iglesia recibe el mismo trato que las federaciones deportivas, las sedes de los partidos políticos, los sindicatos, la Cruz Roja, la ONCE y otras comunidades religiosas.

Print Friendly, PDF & Email