El Ayuntamiento de Medina Sidonia (Cádiz) con mayoría absoluta de IU renueva el voto de la ciudad a la Virgen de la Paz, alcaldesa perpetua de la ciudad

Cádiz Laica, delegación provincial de Europa Laica, denuncia el clericalismo del Ayuntamiento de Medina Sidonia, con mayoría absoluta de Izquierda Unida. El pasado 24 de enero, durante una misa, el Teniente de Alcalde, Santiago Gutiérrez (en ausencia del Alcalde, que estaba en FITUR), ha renovado el voto de la ciudad a la virgen (Alcaldesa Perpetua):

… “En nombre de la corporación municipal, declaro renovado el voto a la Alcaldesa Perpetua de esta ciudad y patrona de Medina Sidonia, la virgen de la Paz”.

Izquierda Unida en Medina Sidonia incumple, reiteradamente, sus estatutos, que son taxativos en lo que concierte a la participación institucional en cultos religiosos: en concreto su apartado m) dice: “Abstenerse de participar públicamente como cargo público y mientras dure su mandato en cualquier celebración o procesión religiosa, recordando el compromiso de IU con el laicismo.”

El laicismo es obviado desde el mismo momento que se mantiene oficialmente la anacrónica figura de Patrona como Alcaldesa Perpetua y se le rinden honores institucionales año tras año. Además se designa como festividad local la advocación de esta virgen, un día festivo que no tiene sentido para todo el que no profese devoción al citado icono religioso, mientras que existen otras celebraciones integradoras que carecen de días festivos.

Denunciamos la contradicción que suponen estos actos para la neutralidad de las Instituciones Públicas, reflejada en el art. 16º de la Constitución Española y en los compromisos electorales de Izquierda Unida, a favor de la laicidad. También supone una incongruencia en el plano de la igualdad entre mujeres y hombres ya que se venera a un estereotipo patriarcal que da una importancia superlativa a la virginidad femenina, justo al contrario de los objetivos de la Delegación de Igualdad de este Ayuntamiento. Es un fraude que los partidos no cumplan sus compromisos cuando llegan a gobernar.

La falacia de la “tradición” (argumento ad antiquitatem) no se puede utilizar para prolongar el nacional-catolicismo, satisfaciendo los deseos impositivos de los lobbies clericales.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...