El Ayuntamiento de Legazpi (Gipuzkoa) oficializa su laicidad en vísperas de las fiestas

Alcalde y ediles no participarán en los actos religiosos como tal, sino a título personal. Bildu aprobó una moción que no compartió ningún partido de la oposición, el PNV la tildó de «ridícula y contradictoria», PSE y H1!

El último Pleno de Legazpi sirvió en cierto modo para oficializar la laicidad del Ayuntamiento en vísperas de unas fechas tan señaladas como las fiestas patronales, las misas y procesiones de la Santa Cruz que se celebran dentro de las mismas y en las que hasta ahora, la Corporación Municipal era invitada a participar como tal a instancias del propio Ayuntamiento.

Este protocolo cambiará a raíz de la moción aprobada el miércoles por Bildu. En ella dejaba clara su voluntad de separar lo institucional y lo religioso en aras de representar a un Ayuntamiento laico, razón por la cual, de ahora en adelante, el alcalde y los concejales no participarán en ningún acto de carácter religioso de forma oficial y aquellos que desde su libertad religiosa opten por acudir, lo harán a título personal como cualquier otro ciudadano.

Esta declaración se plasmaba en un texto que ninguno de los partidos de la oposición compartió. El PNV se mostró en contra calificándolo de «ridículo y contradictorio», mientras que el PSE y Hamaikabat ni siquiera lo votaron, considerando que no era el medio apropiado para abordar el tema.

Moción de tres compromisos

El texto titulado 'Por un Ayuntamiento laico' recoge tres compromisos. En primer lugar «respetar la laicidad de la administración en todos sus órdenes, adoptando las medidas oportunas para garantizar el pleno respeto del principio de igualdad de todas las personas, sean creyentes o no». En segundo lugar «velar por la igualdad de creyentes y no creyentes, garantizando la celebración de bodas y funerales civiles y poniendo a disposición de las citadas ceremonias las instalaciones y medios necesarios», tal y como ya viene haciéndose en la localidad.

En tercer luga, el Ayuntamiento de Legazpi se compromete como institución «a promover y acudir únicamente a actos y ceremonias de carácter civil, a fin de garantizar la igualdad de todos los credos».

«Serias dudas» en la oposición

El PNV fue crítico con el Gobierno de Bildu, remontándose a los actos religiosos celebrados desde que está en el poder. «A la vista del espantoso ridículo que viene haciendo, no acudiendo sus representantes a la procesión, ni a la misa del 3 de mayo pero invitándonos a ello, cayendo en más contradicciones el Día de Mirandaola, en la peregrinación a Arantzazu… nuestro grupo le pidió valentía y que aclarase su posición. Hoy por fin ha presentado una moción, pero su propuesta es una chapuza, no tiene fundamento y es contradictoria», calificó Ane Urkiola.

La concejal jeltzale defendió una pluralidad democrática donde la Corporación participe tanto en las celebraciones civiles, como religiosas. «De una manera sana y normal, porque somos representantes de Legazpi y de todos los legazpiarras y ello no convierte al Ayuntamiento en confesional, ni vuelve a un concejal creyente por un día, ni va en contra de la igualdad de nadie, significa sencillamente participar en nombre del pueblo en las diversas expresiones enraizadas y vivas. De otra forma ¿cómo pretendéis garantizar la igualdad de todos los credos, personas creyentes y no creyentes, promoviendo y acudiendo únicamente a actos de carácter civil?», cuestionó Urkiola.

Aunque no votó, desde Hamaikabat Arantxa Arizmendi también mostró sus dudas sobre la situación en la que quedan actos como la cabalgata o las procesiones de fiestas.

Sin dar tampoco el voto, los socialistas plantearon sus lagunas. «El tema debía de haberse trabajado a través de un debate social más profundo sobre la laicidad en la vida municipal y social. Podemos compartir algunos puntos de la moción, pero vemos que está orientada a las fiestas tras la polémica del año pasado y en esa polémica no vamos a participar», dijo Óscar Valbuena.

De cara a las presentes fiestas

Desde Bildu, Igor Urrate señaló que no tenía porque ser un cambio polémico, sino natural y acorde a los cambios de la propia sociedad. «Ante todo mostramos nuestro absoluto respeto al 3 de mayo, la procesión a Mirandaola y la peregrinación a Arantzazu, son días grandes para Legazpi y respetamos como los viva cada uno», quiso incidir.

El alcalde añadió que esa misma tarde habían presentado al párroco de Legazpi el tema. «En mi opinión, su actitud ha sido bastante más razonable que la vuestra», valoró Kepa Urzelai. Matizó que si el año pasado se envió una invitación de alcaldía para acudir a los actos religiosos de fiestas fue porque se realizaba de forma sistematizada y que este año no se repetirá. En cuanto a las dudas planteadas sobre el futuro de actos como peregrinaciones y cabalgatas, señaló que el Ayuntamiento seguirá prestando los medios necesarios para su organización.

Procesión Legazpi

Procesión de la Cruz del 3 de mayo. Donde no habrá representación de la Corporación Municipal. :: LIMIA

Archivos de imagen relacionados

  • Procesión Legazpi
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...