El Ayuntamiento de Barcelona también monta su belén

Sillas vacías en torno a una mesa representan las figuras del belén en Barcelona

El montaje de Sebastià Brosa combina la escena del nacimiento con una cena familiar de Navidad en la plaza Sant Jaume

El último belén de la legislatura de Ada Colau está representado por una cena de Navidad con una larga mesa y sillas vacías. Se trata de un montaje del escenógrafo Sebastià Brosa en el que cada uno de los asientos representa a los personajes más célebres del pesebre. La escena, situada en la plaza de Sant Jaume, ha abierto al público este viernes y estará disponible hasta el 6 de enero.

Una trona más alta que el resto de sillas, con un babero con el nombre de Jesús y coronada por una aureola dorada preside este belén con forma de cena de Navidad. A sus lados los padres, María representada por una silla con un manto azul y velo blanco; y José con el martillo y dos troncos de madera.

El resto de figuras se distribuyen en torno a una larga mesa con mantel de musgo sobre el que reposan dos candelabros, los cubiertos, las copas y doce platos. Sobre estos, un nido que guarda cada uno de los versos del poema Un desig de Montse Ginesta.

Los Reyes Magos son una larga silla con tres respaldos rematados con coronas y con las 12 patas de los camellos en los que van montados. También aparecen la mula y el buey en dos butacas con cuernos y orejas puntiagudas. El pastor con un chaleco de lana blanca, su cayado, y una pequeña silla a su costado a modo de oveja. Un ángel con alas en el respaldo, y un abuelo en el que las patas son raíces simbolizando el arraigo familiar.

Y por último, no podía faltar la más ilustre figura del belén catalán. El caganer, lejos de estar escondido aparece justo enfrente del niño Jesús. Una robusta silla de madera oscura en la que una barretina, unas vetes (las cintas con las que se atan las esparteñas) en las patas y un agujero en el asiento nos revelan la identidad.

El autor ha declarado que se ha inspirado en el acto de volverse a encontrar con la familia por Navidad, y que los nidos de la mesa simbolizan la vuelta a los orígenes y la sensación de sentirse a gusto y recogido. El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz ha sido uno de los primeros en criticar el pesebre definiéndolo como «un auténtico bodrio” que no representa la Navidad y ha exigido su inmediata retirada, sustituyéndolo por un belén tradicional.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...