El Ayuntamiento de Aranda (Burgos) cederá el uso de la ermita de la Virgen de las Viñas, de titularidad municipal, a la cofradía de ese nombre

Imagen de archivo de la fachada de la ermita engalanada para el Día de la Función / Cadena SER

El Ayuntamiento de Aranda iniciará el expediente para ceder el uso de la ermita de la Virgen de las Viñas a la cofradía que lleva su nombre. El último pleno del año, que tendrá lugar este jueves, entre su escaso contenido incluye este trámite, que implicará abrir un plazo de exposición pública de 20 días antes de que tenga carácter definitivo este acuerdo, que implica por parte del colectivo beneficiario su compromiso de facilitar el uso de este edificio para todos tipo de actos religiosos que se propongan, como la misa de las Fiestas Patronales, o con motivo de otros acontecimientos, bodas y demás.

La cofradía lo solicitó a principios de este año y el 14 de octubre la Secretaría emitió un informe que certifica que esta ermita, igual que las de San Pedro, San Isidro y San Antón, están registradas a favor del Ayuntamiento, que ha peleado por su titularidad frente a la Iglesia Católica, que también la reclamaba. “La ermita de la virgen de las viñas es propiedad del Ayuntamiento y así consta en el registro y la cofradía solicitó en enero del año 2019 la cesión del uso”, explica el concejal de Régimen Interior, que añade que el acuerdo que se pretende aprobar este jueves consta que la cofradía “seguirá colaborando con el resto de instituciones asociaciones y ciudadanos en las actividades que se vienen realizando como son las fiestas patronales y facilitará el uso para cualquier acto religioso a celebrar en la iglesia como bodas aniversarios, etcétera”, detalla Francisco Martín Hontoria.

Entre las mejoras más recientes a las que se ha sometido este edificio, en septiembre de 2012 se reformó el patio de entrada para mejorar no sólo su aspecto sino también su seguridad, actuando sobre el pavimento. En aquella ocasión se sustituyó también el pozo antiguo por otro con más sobriedad. Pero lo más costoso de esas obras fue la cimentación de las columnas, ya que la mayoría de ellas no tenían base e incluso estaban apoyadas en la tierra, lo que podía suponer un gran peligro porque no tenían sujeción. Estas mejoras se ejecutaron con el presupuesto que proviene de las ayudas y devoción de los vecinos a la Virgen de las Viñas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...