El Ayuntamiento de Alcalá veta al obispo Reig Plá en sus actos oficiales

El cambio de postura de UPyD permite que la moción, rechazada hace un mes, salga adelante El prelado no podrá acudir a los actos del Consistorio, que pide además su traslado

El pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Henares (Madrid) aprobó anoche al segundo intento vetar la presencia del obispo Juan Antonio Reig Plá en sus actos oficiales al entender que sus opiniones sobre la homosexualidad perjudican la imagen de la ciudad. El pasado Viernes Santo, el prelado arremetió en su homilía, emitida en directo por La 2 de TVE, contra la homosexualidad y el aborto, a los que llevan, dijo, "la malicia del pecado" y relacionó a los gais con la prostitución. En una entrevista posterior para matizar sus palabras, declaró que la homosexualidad tiene cura "con terapias apropiadas y castidad". Además de las críticas encendidas del colectivo gay, se ha abierto un proceso judicial contra él.

A excepción del Partido Popular (PP) —que gobierna en minoría con 12 de los 27 concejales— y de España 2000 (E2000) —con un edil—, el resto de los grupos —PSOE, con nueve, IU, con tres, y UPyD, con dos— votaron a favor de la moción presentada por este último grupo, que exige además a la Conferencia Episcopal el traslado del prelado, informan fuentes municipales.

El Ayuntamiento de Alcalá ya estudió hace un mes una moción en este sentido pero fue rechazada gracias a la abstención de UPyD. Tras conocer la decisión del Ayuntamiento, el Obispado de Alcalá ha hecho público un comunicado en el que muestra su "respeto por todas las personas, independientemente de su condición, y por todas las autoridades legítimamente constituidas", pero recuerda "la inviolabilidad del derecho humano fundamental a la libertad religiosa".

"Ninguna institución humana está legitimada para juzgar y, menos aún, impedir que se enseñen los contenidos de la doctrina católica. Además, cuando tal juicio e intento de conculcar la libertad religiosa procede formalmente de una institución política, se produce una triste e intolerable violación de los Derechos Humanos y del principio de separación Iglesia-Estado", añade.

Afirma que "la Diócesis de Alcalá de Henares confiesa todos y cada uno de los artículos de la fe y la moral católicas, también en lo que se refiere a las personas con atracción sexual por el mismo sexo y la acogida pastoral que se les debe desde el amor y la verdad, a la inclinación homosexual propiamente dicha, a los actos homosexuales y a la imputabilidad referida" a estos.

"Nuestro padre y pastor, el obispo Juan Antonio Reig Plá, siempre ha enseñado, con caridad y verdad, la doctrina católica y así seguirá haciéndolo, con la gracia de Dios", indica el comunicado, que invita "a todos los católicos a orar por la libertad religiosa y los demás derechos humanos en España", por el obispo "y por todos aquellos que —sin juzgar su intención— lo persiguen por causa de la justicia".

Desde principios de mes, el contenido de aquella homilía está siendo examinado por el Juzgado de Instrucción número 6 de Alcalá. La investigación se produce como consecuencia de la denuncia presentada por la Asociación Preeminencia del Derecho, que entiende que las palabras del obispo pueden suponer un delito de difusión de informaciones injuriosas contra homosexuales, según el artículo 510.2 del Código Penal. El juez ha pedido a TVE la grabación de la homilía, que emitió La 2, para comprobar si efectivamente el obispo pronunció las palabras contenidas en la denuncia.

"Quisiera decir una palabra a aquellas personas llevadas por tantas ideologías que acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana. Piensan ya desde niños que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo y, a veces, para comprobarlo se corrompen y se prostituyen o van a clubs de hombres nocturnos. Os aseguro que encuentran el infierno", dijo Reig Plá en la misa.

De la violencia de género y a la bandera preconstitucional

El obispo de Alcalá ha hecho otras veces declaraciones polémicas y radicalmente conservadoras y es conocido por sus críticas al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero al que llegó a acusar de crear una sociedad “enferma”. En 2011 autorizó en la web de su diócesis la publicación de una guía en la que daba pautas a los homosexuales que quisieran “un cambio”. Tienen “esperanza” de “transformar sus vidas”, decía el documento.

O como cuando en 2010 afirmó que los matrimonios católicos "son menos dados a la violencia de género que las parejas de hecho". Un año antes, en 2009, Reig Pla había oficiado la misa anual “por los caídos en Paracuellos” con la bandera preconstitucional a su lado, oscilando en el altar. Un hecho que desencadenó una lluvia de críticas y que le obligó días más tarde a pedir disculpas. En esa ocasión el obispo aseguró que su intención no había sido “ofender a nadie” y que la bandera ya estaba allí cuando inició la misa.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...