El Ayuntamiento abre la vía para dejar de participar en los actos religiosos de Tolosa

Aprobó ayer una moción a favor del «principio democrático de la laicidad». El alcalde afirmó que las decisiones concretas se adoptarán en las comisiones correspondientes

La corporación municipal de Tolosa aprobó en su sesión plenaria de ayer, con los votos de los ediles del gobierno (Bildu-Aralar), una moción en la que proclama su intención de acudir como institución sólo a «las celebraciones de componente civil», lo que deja una clara vía abierta a que deje de participar con carácter oficial en las celebraciones religiosas de la villa, entre ellas, las de las fiestas patronales de San Juan. No obstante, el alcalde insistió en señalar que las decisiones concretas se adoptarán en las diferentes comisiones y en consenso con todos los agentes sociales implicados, ya que la moción «sólo habla de principios» y no de sus aplicaciones.
La aprobación de esta moción no supone, por tanto y de momento, una plasmación concreta y total, aunque la redacción del texto es rotunda a favor del «principio democrático de la laicidad». El alcalde, Ibai Iriarte, explicó ayer que los principios de la moción son básicamente dos. En primer lugar, el de garantizar la laicidad de la administración pública y, en segundo lugar, el de proclamar el «absoluto respeto a todas las creencias como principio democrático», en la firme defensa implícita de la separación de poderes.
El PNV, muy crítico
El PNV cargó con dureza contra el gobierno municipal. Su portavoz Jokin Azkue aseguró que el alcalde había prometido el año pasado que se iba a abrir un debate en torno a esta cuestión y por eso cree que no es de recibo «que se apruebe de forma unilateral mediante una moción aprovechándose de la mayoría del equipo de gobierno». Azkue criticó que Bildu adopte diferentes formas de tomar decisión según le conviene. «A veces convoca un referéndum para decidir en Larramendi, en otros casos quiere implantar el puerta a puerta sin consultar a la ciudadanía, y en este caso impone su mayoría mediante una moción».
Para el PNV, esta moción a favor de la laicidad es «una imposición» y se encarga de limitar muy claramente que solo se podrá participar como concejal en los actos que el ayuntamiento determine, ni uno más. Azkue cree que el éxito de los sanjuanes se debe, entre otras cuestiones, «a la perfecta fusión entre lo laico y lo religioso. Ambos conceptos funcionan a la perfección y hay muchas personas no creyentes que disfrutan de la procesión y de la misa mayor por su componente tradicional, ritual e histórico».
También preguntó el PNV si el Ayuntamiento va a reformular todos los convenios de colaboración, ayudas y acuerdos que tiene el mismo con «diversas asociaciones culturales tolosarras que hacen una encomiable labor en los actos religiosos que se celebran en San Juan».
El PNV entiende que el hecho de participar en actos religiosos «no implica que el Ayuntamiento sea confesional, ni mucho menos. Al contrario, eso demuestra respeto por lo que muchos ciudadanos puedan pensar o sentir. Ello no discrimina ni vulnera dignidad alguna», expresó ayer Azkue.
El portavoz socialista, José Ignacio Asensio, se abstuvo. Dijo estar de acuerdo con la «filosofía global de la moción a favor de una sociedad laica» pero sugirió que el texto finalmente aprobado eliminara los puntos concretos en los que se determina con claridad que el Ayuntamiento «sólo participará en los actos civiles». Asensio pidió abrir un periodo de debate para decidir que actos son «exclusivamente religiosos» y «cuáles tienen otros componentes adicionales de tradición y folklore». Pero su propuesta no fue tenida en cuenta y la moción se sometió a la aprobación en su totalidad.
Réplica del alcalde Iriarte
En el texto aprobado, el Ayuntamiento asume el compromiso a «respetar el principio de laicidad en todos los espacios de la administración local» y asegura que «garantizará el respeto a todas las personas, sean creyentes o no», además de todas las creencias religiosas. La moción considera que algunas actividades del poder público «aún no cumplen con los principios de igualdad y laicidad de la administración». En el texto también se señala que el respeto por los principios de igualdad y laicidad tienen que servir de ayuda -respetando siempre la pluralidad y las creencias individuales- para la integración y participación de la ciudadanía en las fiestas y actos culturales.
El alcalde, Ibai Iriarte, lamentó que algunos quieran polemizar sobre un tema que «sólo habla de respeto a todas las creencias» y «nunca de imposición». «No hablamos ni del Corpus, ni de la procesión de San Juan. La plasmación práctica de lo que vaya a ocurrir en cada celebración será adoptada en las diferentes comisiones», aseguró Iriarte, quien dijo ser consciente de que él, como persona individual, como Ibai Iriarte, tiene unas creencias determinadas, pero también es plenamente consciente de que como alcalde es el «alcalde de todos los tolosarras». Por eso insistió en que la moción habla del «principio democrático de la separación de poderes» y recordó cómo había cambiado la sociedad, «que hoy en día es mucho más laica que hace años», y por eso también opinó que era el momento de «poner este tema encima de la mesa».
El portavoz de Aralar, Iñaki Irazabalbeitia, respaldó en su totalidad el contenido de la moción y coincidió en la exposición del alcalde. Irazabalbeitia dijo que su partido defiende «por igual a todas las personas por encima de sus diferentes creencias religiosas o sean ateas o agnósticas» y dijo que la moción defiende este principio democrático.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...