El arzobispo Ravasi admite que los abusos a menores son un «problema real»

El presidente del Consejo Pontificio de Cultura del Vaticano lamenta en Valencia que el «pequeño porcentaje» de casos tenga más repercusión que las denuncias falsas

El presidente del Consejo Pontificio de Cultura del Vaticano, Gianfranco Ravasi, ha admitido hoy en una visita a Valencia que los abusos a menores en instituciones de la Iglesia católica son un "problema real". Al mismo tiempo, Ravasi ha señalado que los "ataques" a la Iglesia son "excesivos". El arzobispo también ha lamentado que el "pequeño porcentaje" de casos salga a la luz con más "violencia" mediática que aquellos que resultan ser falsos. Ravasi ha recordado un caso durante su etapa en la diócesis de Milán en el que tuvo que investigar tres acusaciones de abusos por parte de sacerdotes. Al final, ha comentado, ninguna era cierta, "pero estas noticias no salen a la luz con tanta violencia" como las que en un "porcentaje pequeño" afectan directamente al clero que sí ha cometido abusos.

En una rueda de prensa en Valencia, donde ha presentado la nueva cátedra Fe y Razón de la Universidad Católica, el arzobispo ha destacado el "elevado rigor" con el que ha afrontado el Papa la polémica sobre los abusos a menores. A su juicio, así lo demuestra la carta remitida a la Iglesia católica de Irlanda y otros documentos.

Existe "un problema real", ha dicho, pero "tal vez" en un entorno "particularmente agresivo". Ha habido un "exceso" en los "ataques con agresividad" hacia la Iglesia en relación con los supuestos casos de abusos sexuales, que son un "crimen a bloquear" que no sólo afecta a la Iglesia. Según el arzobispo, la respuesta a "uno de los delitos más graves que hay" debe ser abordada desde el punto de vista ético con "una serie de indicaciones pastorales y espirituales que deberán ser desarrolladas en la formación de sacerdotes", y con la denuncia a las autoridades civiles, ya que es "necesaria" y debe ser "rápida". Ravasi ha reconocido que la Iglesia atraviesa "un momento difícil", sobre todo "por el desconcierto de los fieles ante el escándalo".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...