El arzobispo promueve otra escuela universitaria que costará 11,5 millones

La nueva sede de La Inmaculada se construirá en un solar de Joaquina Eguaras y viene a completar el entramado de instituciones docentes que Martínez ha auspiciado para controlar la formación religiosa

El Arzobispado de Granada ya cuenta con el visto bueno para hacer realidad otro de sus grandes proyectos en su afán por controlar la enseñanza religiosa y sin que su elevado coste suponga, de momento, reparo alguno. La nueva sede de la Escuela Universitaria de Magisterio ´La Inmaculada´ se construirá en Almanjáyar y, según el proyecto presentado en el Ayuntamiento de Granada, está presupuestada en 11,5 millones de euros sin contar el coste del mobiliario.

Por el fuerte desembolso a realizar, no parece que la crisis económica afecte a la institución eclesiástica, que dispondrá a partir de hoy del apoyo de las autoridades municipales para desarrollar el proyecto. Se da la circunstancia de que durante la Eucaristía del pasado Miércoles de Ceniza, el arzobispo pedía a los fieles que reduzcan sus gastos "para compartir con otros" en tiempos de crisis, en los que apostó por "no desatender las necesidades que tenemos cercanas".

Por lo que este diario ha podido conocer, la nueva escuela que sustituirá a la situada en la carretera de Murcia se levantará en un solar de Joaquina Eguaras y podrá albergar un máximo de 1.200 alumnos. Precisamente hoy se someterá a votación en el pleno municipal el informe de aprobación definitiva del plan especial después de que la Junta de Andalucía diera el visto bueno al proyecto.

Desde su llegada al Arzobispado de Granada, Francisco Javier Martínez, ha puesto especial celo en vigilar la formación religiosa y ha centrado sus esfuerzos en crear un entramado de instituciones docentes para hacer frente a lo que él mismo en alguna ocasión ha reconocido como carencias en lo espiritual.

De hecho ha constituido varios instrumentos docentes como es el caso del Instituto ´Edith Stain´, cuya sede se encuentra en el paseo de la Cartuja y en cuyas instalaciones se imparten clases de Filosofía. La puesta en marcha de este centro surge, precisamente, por sus recelos hacia la enseñanza que se imparte en la Facultad de Teología, con cuyas autoridades mantuvo un pulso que trascendió a la opinión pública.

También llegó a despedir a profesores de la Escuela Universitaria de Magisterio La Inmaculada tras 25 años de servicio por discrepancias con la formación. Pero el Instituto ´Edith Stain´ -en homenaje a una carmelita muerta en un campo de concentración- no ha sido la única institución docente de nueva implantación.

También ha auspiciado la puesta en marcha del Instituto de Teología Lumen Gentium, un centro creado en noviembre del 2006 para la formación teológica de los candidatos al sacerdocio de la Diócesis; y el Centro Cultural Nuevo Inicio que promueve conferencias, exposiciones y presentaciones de libros.

O el Centro Internacional para el estudio del Oriente Cristiano (ICSCO), situado en el propio Palacio Arzobispal, desde donde se organizan viajes a distintos países de Oriente Medio, el último hace muy pocas semanas. Incluso ha promovido la Editorial Nuevo Inicio para sacar a la luz distintas publicaciones y superar el "dualismo" de la Iglesia, la causa, según la presentación de su web, de la disolución de la Iglesia y de la pérdida de la fe en la sociedad contemporánea.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...