El arzobispo niega que la marcha contra las bodas gays fuese apolítica y aconfesional

El Foro de la Familia, organizador de la manifestación, siempre ha sostenido lo contrario Ser «apolítico» es de «gente sin cerebro» afirma el prelado en el semanario «Fiesta»

La manifestación contra las bodas gays del pasado día 18 en Madrid no fue ni «aconfesional ni apolítica, gracias a Dios». Lo dice en el semanario 'Fiesta' -órgano de expresión de la Iglesia granadina- Javier Martínez, arzobispo de Granada y uno de los prelados españoles que más batalló para movilizar a sus fieles contra los matrimonios homosexuales -llegó a poner a su disposición una veintena de autobuses, aunque sólo se llenaron seis-.
   Las afirmaciones de monseñor Martínez contrastan con lo que han sostenido en todo momento el Foro Español de la Familia, organizador de la marcha, y el vicepresidente de dicha asociación, Benigno Blanco, que siempre recalcaron el carácter «aconfesional» y «apolítico» de la protesta
Público de los 'reality'
   Antes del día 18, Benigno Blanco repitió esas dos palabras hasta la saciedad y recalcó que era «una convocatoria abierta a toda la sociedad, transversal y sin ideología».
   Parece que hay quien tiene una opinión distinta. Tras participar en la marcha, el arzobispo de Granada ha escrito un artículo en 'Fiesta' en el que dice «que la manifestación no era ni aconfesional ni apolítica, gracias a Dios», se congratula. Y agrega a renglón seguido: «Un grupo humano 'aconfesional' y 'apolítico' es una masa de gente sin cerebro y sin libertad, el público de los 'reality shows', pero nada que ver con quienes estábamos allí (en Madrid)», describe el prelado en su colaboración periodística titulada 'Trágica ingenuidad'.
   En el arranque de su escrito, Javier Martínez advierte de que Cristo «y la comunión de la Iglesia importan más que la familia», en alusión al lema de la multitudinaria manifestación que recorrió las calles de Madrid.
   En este sentido, alerta del peligro de caer en «la idolatría de la familia (que se parece no poco al nacionalismo, pues familia y patria son conceptos religiosos», reflexiona monseñor Martínez.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...