El arzobispo de Zaragoza cree que «no es buena» la ausencia de representantes públicos en actos religiosos del Pilar

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, ha asegurado que «no es buena la ausencia de los representantes públicos en los actos religiosos de las Fiestas del Pilar» y«no se construye así la democracia».

Así se ha pronunciado en declaraciones al programa La Mañana de Cope Aragón en relación a la postura del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza sobre el reglamento de protocolo municipal.

El arzobispo ha sostenido que en Zaragoza hay una gran tradición pilarista y devoción a la patrona y por eso ha considerado adecuado que las autoridades públicas estén presentes en actos como la Santa Misa del 12 de Octubre en la Basílica del Pilar.

«Aunque pueda ser el Ayuntamiento o el Estado aconfesional, la sociedad y los ciudadanos no son aconfesionales; la inmensa mayoría en Aragón profesan la fe católica y tienen un gran amor a la Virgen del Pilar», ha argumentado el prelado.

Por eso, los representantes públicos «representan no sólo a las siglas de su partido, sino a todo el pueblo» y «una vez que son elegidos, tienen que dejar aparcadas las particularidades para mirar en el todo de la ciudadanía«.

En relación con el nuevo equipo de Gobierno del Ayuntamiento de la capital aragonesa, ha asegurado que mantiene una relación buena y cordial, tal y como quedó patente en la reciente reunión que mantuvo con el alcalde, Pedro Santisteve, ha apuntado.

Monseñor Vicente Jiménez ha deseado «que los Pilares no nos impidan ver el Pilar; igual que decimos que los árboles no nos impidan ver el bosque«, de forma que «tantos actos que son importantes para celebrarlo con fiesta, no nos desvíen del centro, del corazón de la fiesta que es la Madre, la Virgen del Pilar».

A su entender, «Zaragoza no se entiende sin el Pilar y todas las gentes de Aragón, de Zaragoza y de España tienen entrañada la devoción y el amor a la Virgen del Pilar; está como en el ADN de todos los habitantes de Aragón y Zaragoza».

El arzobispo se ha referido a la reducción del número de horas que se imparten de la asignatura de Religión, medida adoptada por el Gobierno de Aragón y que, a su juicio, incumple los acuerdos Iglesia-Estado y vulnera el derecho de los padres a que sus hijos reciban esa enseñanza.

«Me parece que la medida no es buena; hubiera sido mejor que dejaran como estaba la situación anterior y que siempre se respeten los acuerdos Iglesia-Estado que vinculan a todos, a la Iglesia, al Estado y a las autonomías», han defendido.

El arzobispo de Zaragoza ha recordado que «hay una lesión a los derechos laborales de los profesores, que al ver reducido su horario a la mitad habrá, si no despidos, sí reducción horaria o traslados de unos centros a otros y esto siempre provoca trastornos».

Monseñor Vicente Jiménez ha asegurado que la Iglesia aragonesa dará una acogida generosa a todos los refugiados sirios que lleguen a la Comunidad, que coordinará Cáritas, organización que se podrá al servicio de las instituciones para colaborar en todo lo que sea necesario.

«La Iglesia, a través de las instituciones que tiene, como Cáritas, Manos Unidas, Gesto Diocesano, estamos dispuestos con generosidad grande a acogerlos; es cierto que habrá que hacerlo con bastante orden para que las familias que vienen con el estatuto de refugiados puedan tener acceso a la educación, la sanidad y todos los servicios ciudadanos», ha apostillado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...