El arzobispo de Toledo desvela que la reforma de la enseñanza fue pactada con el PSOE

Los socialistas niegan que haya habido un acuerdo y califican la situación de «gravísima»

Antonio Cañizares, arzobispo de Toledo y presidente de la Comisión de Enseñanza de la Conferencia Episcopal Española, ha afirmado hoy que la reforma de la enseñanza de la religión aprobada dentro de la Ley de Calidad de la Educación, se "convino" al más alto nivel con el PSOE, en alusión a Rodríguez Zapatero. Sin embargo, la portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados, Amparo Valcárce, ha negado que su partido haya llegado a un acuerdo con el Episcopado acerca de la nueva regulación de la clase de Religión, que además ha calificado de "gravísima".

Antonio Cañizares, mostró su extrañeza por las críticas a la reforma, que calificó de "muy importante para la sociedad española", y aseguró que la misma propuesta que la Iglesia católica presentó al Gobierno respecto de la enseñanza de la Religión en la Educación Infantil y Secundaria se le enseñó a los máximos dirigentes socialistas.

Durante una rueda de prensa en la sede de la Conferencia Episcopal para presentar el "Currículo de la opción confesional católica" dentro del área de Cultura, Sociedad y Religión, el arzobispo primado recalcó, sin citar nombres, que la reforma "se lleva a cabo no desde la imposición, sino desde el diálogo" y que se "había convenido con el PSOE al máximo nivel".

El Presidente de la Comisión de Enseñanza ha negado asimismo que las dos opciones: la confesional (católica, evangélica, islámica o judía) y la no confesional, contengan algún punto de inconstitucionalidad, y adelantó que se está trabajando en el tema de los profesores de Religión para "aquilatar algunos puntos", en referencia al Estatuto propio de estos profesores y al que rige para el resto de enseñantes de este área de Cultura y Sociedad.

La Religión, asignatura evaluable

Sobre la polémica por el carácter evaluable de la enseñanza religiosa como cualquier otra asignatura, Cañizares indicó que "la discriminación" estaba y estaría precisamente en lo contrario.

Negó también que el nuevo tratamiento de la asignatura de Religión sea un privilegio del Gobierno a la Iglesia Católica, porque "es un derecho que tiene todo ciudadano reconocido por la Constitución española", que cumple los Acuerdos Iglesia-Estado en esta materia, y agregó que se si mantuviese el carácter de asignatura no evaluable supondría "una mutilación de la nueva ley e introduciría un elemento de indisciplina" dentro de la misma.

El Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española ha aprobado también hoy un documento titulado "La nueva regulación de la enseñanza de la religión conjuga la libertad con la calidad", en el que los obispos valoran esta nueva regulación porque "supondrá un avance en el ejercicio de la libertad religiosa y de opinión".

El PSOE lo niega todo

La portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados, Amparo Valcárce, ha negado que su partido haya llegado a un acuerdo con el Episcopado acerca de la nueva regulación de la clase de Religión, que además ha calificado de "gravísima".

"Desde el Concordato el PSOE ha gobernado algo más de trece años en España -recordó Valcárce en declaraciones a la Cadena SER-, y no hubo ningun problema: se respetaron tanto el Corcordato como los Acuerdos de 1979 con la Santa Sede y, sobre todo, el consenso político de la Transición, que ha hecho posible que la Religión en la escuela no fuese una guerra de religión".

Por ello, calificó de "gravísima la deriva que ha tomado el asunto" y recordó que su partido ha anunciado que si accede al Gobierno el próximo año "habrá una modificación de la Ley de Calidad de la Educación (LOCE) y de toda la legislación que la desarrolla, incluido y muy especialmente, el tratamiento de la Religión en la escuela, porque esto es Religión obligatoria para todos", aseguró.

A su juicio, con sus declaraciones, monseñor Cañizares ha desautorizado a la ministra de Educación, Pilar del Castillo, quien había insistido en que no eran lo mismo las asignaturas de Religión y de Hecho Religioso. "Monseñor Cañizares también nos ha dado la razón a los que decíamos que era el mismo programa para todos, vulnerando los derechos civiles de los ciudadanos que quieren y que tienen el derecho constitucional a tener una educación laica", censuró.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...