El arzobispo de Montevideo pide a políticos que voten según su raciocinio y su fe

El arzobispo de Montevideo, Nicolás Cotugno cuestionó el aborto y defendió la vida desde la gestación, pidiendo a los legisladores que son católicos que voten el proyecto sobre aborto según sus convicciones racionales y su fe.

En la homilía de Pascuas, celebrada ayer en la Catedral metropolitana, Cotugno envió un mensaje que llega en un momento en que el proyecto para despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo se encuentra a estudio del Poder Legislativo, y que ya fue aprobado por el Senado.

El arzobispo envió un mensaje a los legisladores católicos, diciendo que "hay que promover (la vida) desde las convicciones racionales, potenciadas por la palabra de Dios, porque cuando dice `soy la vida`, si soy un político católico, no le pido a Jesucristo que vote en lugar mío, soy yo, político, quien tengo que votar de acuerdo a mis convicciones racionales en primer lugar y potenciadas por la fe", sostuvo.

"No mates esa vida que es una vida autónoma, es una persona autónoma y que no tiene solo como autor, un esposo y una esposa que en un acto de amor se entregan, y ahí Dios es amor e infunde el alma", expresó el arzobispo en la Catedral de Montevideo.

 

"Es un hecho natural. Es un hecho de la persona humana, que la realidad está en ti mamá, en ti mujer; es una realidad que viene de la naturaleza a la que se llega a través de la razón. Y todas las otras consecuencias se desprenden de este hecho racional", afirmó Cotugno.

En la homilía que presidió, el arzobispo llamó a promover la vida de los niños y las madres. Cotugno preguntó: "¿Y quién eres, tú, hombre, para poner la mano donde Dios ha puesto su omnipotencia y su amor?", a lo que respondió a continuación: "Porque es una omnipotencia de amor, no es una omnipotencia de un ser soberano. Promovamos la vida del niño y de la madre".

Agregó que la Iglesia no tiene ningún partido político pero tiene "un mensaje de Jesucristo vivo".

Además, cuestionó la "tan triste y escandalosa" realidad de Montevideo, donde hay "familias" y "asentamientos donde no se puede hablar de vida humana". "Es una forma de vivir indigna y la sociedad no puede quedar indiferente", agregó.

Marcando una fuerte posición de la Iglesia Católica, Cotugno afirmó que lo que está en el vientre de la madre "es un ser completo que tiene el derecho de decir yo soy fulano de tal, aunque aún no haya salido del vientre de mi madre".

Cotugno pidió a la sociedad uruguaya "no pecar más" y sostuvo que Cristo resucitado dice "promueve la vida", y aseguró que la Iglesia de Montevideo promueve la paternidad responsable.

EDUCACIÓN. Cotugno acaba de nombrar a su obispo auxiliar, Daniel Sturla, como vicario (encargado) de educación. Es la primera vez que una jerarquía de ese nivel asume ese cargo que hasta venía siendo asumido por sacerdotes.

Fuentes de la Iglesia de Montevideo señalaron que se trata de una señal de preocupación por parte de Cotugno con respecto a la situación de la educación en general.

En la homilía, Cotugno agregó que "si es necesaria más educación se la debe proporcionar, y si es necesario preparar a los jóvenes para que trabajen entonces se los debe preparar y si hay que crear hábito de trabajo se debe poner un movimiento pedagógico para plasmar e incorporarlo".

El arzobispo sostuvo que "ser discípulo del resucitado, quiere decir ser activo a la manera de Dios, que siempre actúa" y llamó a que Montevideo haga Pascua.

"Se rompe el concepto de laicidad"

El diputado nacionalista Jaime Trobo planteará ante la Cámara de Representantes su queja porque en la Facultad de Ciencias haya una posición a favor de la despenalización del aborto. Trobo declaró a El País que "no puede ser que una facultad tenga pronunciamiento sobre el aborto. Se rompe el concepto de laicidad, y del respeto por los ámbitos y los espacios. La Universidad tiene que investigar y formar, pero no dar opiniones de políticas".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...