El arzobispo de Filadelfia pide al Papa que cancele el Sínodo de la juventud por la falta de credibilidad

Monseñor Charles Chaput, arzobispo de Filadelfia, ha escrito al Santo Padre para que, en vistas al escándalo que sacude la Iglesia, cancele el Sínodo de la Juventud previsto para octubre.

“Los obispos no tendrían absolutamente ninguna credibilidad”, ha alegado el arzobispo de Filadelfia -el mismo que, según el Informe Viganò, puso el Papa de ejemplo del tipo de prelado que no quería para Estados Unidos- al declarar ante un panel de discusión reunido en el Seminario San Carlos Borromeo que había escrito al Papa pidiéndole que cancelara el Sínodo de la Juventud, previsto entre el 3 y el 28 de octubre.

En su lugar, propone Chaput, habría que convocar un sínodo dedicado a examinar a los propios obispos. “Le he pedido que, en su lugar, se empiece a estudiar un sínodo sobre la vida de los obispos”, ha declarado, en una iniciativa que se suma a la del obispo inglés Philip Egan, de Portsmouth. Egan ha escrito igualmente al Papa pidiéndole que convoque un “sínodo extraordinario” sobre la vida sacerdotal que ayude a afrontar la crisis de abusos sexuales por parte de clérigos.

En la carta, que hizo pública, Egan especificaba: “Sugiero que el sínodo se dedique a la identidad de ser sacerdote/obispo, a delinear una guía de vida y apoyo al celibato, a proponer una regla de vida para sacerdotes/obispos y a establecer formas apropiadas de supervisión y redición de cuentas de sacerdotes y obispos”.

La iniciativa de Chaput no solo parece motivada por las revelaciones de abusos homosexuales por parte del todopoderoso ex cardenal McCarrick y el posterior, devastador informe del gran jurado de Pensilvania sobre abusos clericales y su encubrimiento, sino también por la ‘bomba’ que ha arrojado en medios eclesiales el testimonio bajo juramento del arzobispo Carlo María Viganò, en el que se acusa al propio Papa y a importantes personajes de la Curia romana de conocer y encubrir la conducta de McCarrick.

El reciente nombramiento papal de Joseph Tobin, arzobispo de Newark y uno de los prelados citados en el informe como miñones de McCarrick, nombrado por consejo del ex cardenal, no hace sino aumentar la preocupación de muchos por el desarrollo de este sínodo. Ya el documento preparatorio de la reunión, supuestamente elaborado por los propios jóvenes, señala que a estos les ‘preocupa’ la doctrina católica sobre “contracepción, aborto, homosexualidad y amancebamiento” y que pretenden que se cambie.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...