El Arzobispado reclama por vía judicial la titularidad de la ermita

La institución eclesiástica acude a los tribunales para hacerse con la propiedad del templo del Padre Eterno, aunque el inmueble fue construido por el municipio que lo mantiene
El Arzobispado de Burgos no ceja en su empeño de hacerse con la titularidad de la ermita de la Santísima Trinidad o del Padre Eterno, como se la conoce más en la localidad de Fuentespina y en toda la comarca ribereña. Ha emprendido un proceso judicial reclamando la titularidad de la propiedad del inmueble, cuando hasta ahora lo único que había exigido era el uso del mismo para fines meramente religiosos. Desde el Ayuntamiento de Fuentespina, titular legal del edificio, consideran que este cambio de posicionamiento por parte de la autoridad eclesiástica provincial es toda una estrategia. «A nosotros nos han dicho siempre que reclamaban el uso del edificio y en realidad no ha sido más que una estrategia, una trama, para ver cómo se hacían con la titularidad del edificio», asegura Francisco del Pozo, concejal del equipo de gobierno de Fuentespina y persona que más de cerca ha llevado este asunto.
Ante este giro en los acontecimientos, que se habían paralizado el pasado mes de septiembre, el Ayuntamiento va a celebrar mañana lunes un pleno extraordinario que se ha convocado para analizar este asunto, aunque se ha aprovechado también para incluir otros temas en el orden del día. Serán los munícipes del Consistorio los que decidan que estrategia seguir y aprueben la contratación de un letrado para que les asista en este proceso. «El edificio es municipal, el Ayuntamiento lo tiene bien acreditado y los vamos a defender. Estamos indignados porque no podemos tolerar que en una situación de crisis como la que hay no se evangelice con propuestas sino con imposiciones», declara Del Pozo.
Este edificio, que cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento desde el 9 de Abril de 1.992, se construyó a partir de que en 1719 el municipio y de la Cofradía de la Santísima Trinidad tomasen la iniciativa de crear un templo dada la devoción que había en la zona a este dogma de la Iglesia católica. Como documentos oficiales, el Ayuntamiento cuenta con su inventario de bienes municipales, realizado en 1999, en el que ya aparece la ermita como propiedad del pueblo. Posteriormente, en el año 2006, además, se dio carta de naturaleza a la inclusión de la ermita en el listado de posesiones de la localidad formalizando su inscripción en el registro. En ese momento se abrió un plazo de dos años para que pudieran presentarse cuantos recursos se consideraran pertinentes. Sin embargo, el Arzobispado ha esperado hasta ahora para reclamarla.

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...