El Arzobispado de Madrid, contra la Universidad por una capilla

La institución religiosa presenta una queja por una acción de protesta estudiantil contra la Iglesia que varias estudiantes realizaron en la capilla del campus

Una protesta estudiantil por la presencia de la Iglesia en la universidad pública madrileña ha incomodado al Arzobispado de la capital, que ha elevado una queja ante el rectorado de la Universidad Complutense (UCM) por unos "ataques" a la capilla que la institución religiosa posee en el campus de Somosaguas. 

El jueves, un grupo de unos 50 estudiantes —en su mayoría mujeres— realizó un acto simbólico en la capilla del recinto para denunciar que la Iglesia, como institución privada "con unos determinados valores", posea instalaciones en un centro público de enseñanza. 

El "ataque" que ha sido motivo de la queja del Arzobispado consistía en leer un manifiesto de rechazo a la doctrina eclesiástica mientras las estudiantes se retiraban unos velos y con las camisetas levantadas mostraban consignas pintadas en su abdomen. Todo ello, ante el capellán y dos estudiantes que rezaban en ese momento. 

Las jóvenes han asegurado que el acto fue pacífico y simbólico

Según ha denunciado la institución católica en su web, este grupo de jóvenes, "entró irrespetuosamente en la capilla gritando eslóganes ofensivos contra el santo Padre acompañados de blasfemias". El Arzobispado considera "reprobable" la actitud de los jóvenes a quienes ha recordado que los hechos "son motivo de delito por profanar un lugar sagrado" y un "atentado contra la libertad de culto".

Las jóvenes estudiantes se defienden de las acusaciones asegurando que se trató de "un acto pacífico" en el que tan sólo se limitaron a "expresar su disconformidad" con el hecho de que la institución religiosa  mantenga unas instalaciones en la universidad pública. En la performance simbólica realizada afirman no haber "agredido a nadie" ni haber "destrozado nada" y denuncian que determinados medios de comunicación de extrema derecha aprovechen estos actos para "tergiversar la realidad y mentir", dentro de la "campaña mediática de criminalización" de la UCM. 

"Defendemos el derecho individual de cada uno a tener la creencia que considere oportuna, pero nos parece intolerable la presencia de una institución religiosa, sea cual sea, en una universidad pública", han comunicado a Público.es fuentes próximas a los estudiantes.

Sobre la permanencia de la capilla en el recinto, los alumnos de la UCM consideran que se debe a la dependencia económica que tiene la universidad con la Iglesia. "La capilla no recibe fondos públicos, pero la Iglesia financia proyectos de investigación en la Complutense, de ahí que se mantenga en el campus", denuncian esas mismas fuentes, un extremo que niegan desde el rectorado. "La relación con la Iglesia es de colaboración y respeto y no va más allá de las cuatro capillas que quedan en toda la Universidad", han asegurado a la vez que condenan lo sucedido y reiteran la "necesidad de mantener el respeto a la pluralidad de cultos y creencias religiosas".

La UCM ha abierto un expediente informativo para delimitar responsabilidades.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...