El Arzobispado de Alcalá de Henares dice que «el divorcio es contagioso»

La ruptura del matrimonio es «inmoral» por el «desorden» que introduce en la familia

El obispado de Alcalá de Henares (Madrid), que dirige Juan Antonio Reig Pla, ha advertido a los fieles de su diócesis que el divorcio es "contagioso" y constituye "una plaga social" y que el adulterio es una "injusticia" que compromete "el bien de la generación humana y de los hijos, que necesitan la unión estable de los padres".

Éstas son algunas de las instrucciones que el Obispado ha incorporado en su página web, "con el ánimo de que sea de utilidad a sus lectores", según informó este sábado. Señala que estos cambios en la web están motivados porque la Congregación para la Doctrina de la Fe ha solicitado a los obispos, a través de la Conferencia Episcopal Española, que difundan, en los medios de comunicación diocesanos, los documentos del Magisterio de la Iglesia sobre las "cuestiones acerca de la cura pastoral de los fieles divorciados y vueltos a casar".

En estas instrucciones se afirma que "el divorcio adquiere también su carácter inmoral a causa del desorden que introduce en la célula familiar y en la sociedad. Este desorden entraña daños graves: para el cónyuge, que se ve abandonado; para los hijos, traumatizados por la separación de los padres, y a menudo viviendo en tensión a causa de sus padres; por su efecto contagioso, que hace de él una verdadera plaga social".

De esta forma, señala que "el matrimonio celebrado y consumado entre bautizados no puede ser disuelto jamás" y explica que "cuando un hombre y una mujer, de los cuales al menos uno está casado, establecen una relación sexual, aunque ocasional, cometen un adulterio". A este respecto, recuerda que "Cristo condena incluso el deseo del adulterio".

En la información incorporada en la web subraya que el adulterio "es una injusticia" y añade que el que lo comete: "Falta a sus compromisos. Lesiona el signo de la Alianza que es el vínculo matrimonial. Quebranta el derecho del otro cónyuge y atenta contra la institución del matrimonio, violando el contrato que le da origen. Compromete el bien de la generación humana y de los hijos".

Excepciones

Respecto al divorcio, reconoce, no obstante, que la separación de los esposos con permanencia del vínculo matrimonial puede ser legítima en ciertos casos previstos por el Derecho Canónico y que "si el divorcio civil representa la única manera posible de asegurar ciertos derechos legítimos, el cuidado de los hijos o la defensa del patrimonio, puede ser tolerado sin constituir una falta moral".

En cualquier caso, aclara que "el divorcio es una ofensa grave a la ley natural. Pretende romper el contrato, aceptado libremente por los esposos, de vivir juntos hasta la muerte. El divorcio atenta contra la Alianza de salvación de la cual el matrimonio sacramental es un signo. El hecho de contraer una nueva unión, aunque reconocida por la ley civil, aumenta la gravedad de la ruptura: el cónyuge casado de nuevo se halla entonces en situación de adulterio público y permanente".

Recuerda, además, a San Basilio Magno: "No es lícito al varón, una vez separado de su esposa, tomar otra; ni a una mujer repudiada por su marido, ser tomada por otro como esposa".

Otras polémicas

Hace unas semanas, unas declaraciones del obispo de Alcalá de Henares sobre el aborto generaron polémica y reacciones diversas tanto desde partidos políticos como desde organizaciones de mujeres.

En aquella ocasión definió la interrupción voluntaria del embarazo como "un holocausto silencioso" y dijo que desde que se ha despenalizado el aborto en España, en 1985, ha provocado más muertes que la Guerra Civil.

Reig Pla obispo Alcala

Archivos de imagen relacionados

  • Reig Pla obispo Alcala
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...