El año santo lebaniego y el listillo de las anchoas

El  Gobierno de Cantabria se está gastando millones en financiar “El año santo lebaniego”,  una peregrinación hacia el monasterio de Santo Toribio de Liébana-monasterio que alberga  el lignum crucis, el trozo de cruz de Cristo más grande conservado -para, conseguir, pasando por una puerta, la absolución de los pecados.  El gobierno de Cantabria dice que impulsa la peregrinación de Liébana para fomentar el turismo.  Todos los marchamos y escritos oficiales del gobierno cántabro van estampados con una cruz del año jubilar. Pero ¿deben los gobiernos del siglo XXI promocionar peregrinaciones que ni siquiera existieron siglos atrás?. ¿Porque no fomentan el turismo de otra forma? Pero conociendo al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla,  un señor que del falangismo sindicalista  paso al oportunismo regionalista no nos extraña lo más mínimo. Es el típico gobernante que abunda en España: ayer con el PP hoy con el PSOE y mañana con PODEMOS. Puro oportunismo para seguir  chupando del bote. Típico político del régimen del 78. Pues bien, este listillo de las anchoas, gran admirador de Juan Carlos, rey  –cuando Juan Carlos estaba en triunfos- está ”a tope” con el famoso año jubilar. La página web de su gobierno invita a los ciudadanos a que recen el padrenuestro y se confiesen. “Lo importante es dar a conocer la tierruca “, dice este tontaina. Para ello, el gobierno de Cantabria, siguiendo a este procer de la Autonomía ,ya ha montado varios saraos y una  Sociedad Publica( léase chiringuito) para impulsar esta peregrinación. El presidente de esta Sociedad, alegando motivos personales, ya ha dimitido. En el anterior periodo jubilar, año 2006-2007, la Sociedad pública, también creada para animar esta peregrinación, dejó un pufo de 5 millones de euros. Además, los patrocinios privados que esta Sociedad pretende concitar apenas significan nada del presupuesto. Pero ¿es de verdad admisible que un gobierno que se dice aconfesional promocione las peregrinaciones religiosas y el perdón de los pecados?¿ Pero va a sacar algo en limpio la región? ¿No hubo bastante ya con el pufo de los cinco millones del periodo pasado?. Lo dudamos. Auguramos que se perderá más dinero ya  que Revilla ,como gobernante, se ha caracterizado por la trapicheria y los negocios sucios incrementado siempre la deuda pública y creando extraños chiringuitos públicos.  Ahora va de izquierdista en la televisión cuando todo el mundo  de izquierdas en Cantabria sabe que Revilla es un granuja de marca mayor y un adulador de la familia Botín. Además, ha dejado muchos pufos a costa del erario público y hay sospechas de enriquecimiento de gente de su círculo político y de sus socios de gobierno. El consejero socialista  de educación también se ha sumado, ¡cómo no!, al sarao de esta derecha regionalista rancia, fomentado el espíritu peregrino entre los niños de Cantabria. El consejero de turismo, un tal Martin,ha declarado que el concierto de Enrique Iglesias, marcara un hito histórico en el año santo lebaniego.(¡pero de donde sacan tanto paleto!). De verdad que no necesitamos promociones de santos y cruces que además jamás tuvieron resonancia más allá de la devoción temerosa de una comarca, la lebaniega,  encerrada  por siglos. Pero Revilla, el camaleón de la política cántabra, quiere que consigamos todos, este año, el perdón de los pecados. Yo por mi parte rezo para que algún valiente ángel de la guarda lo lleve a los tribunales, por alguno de los muchos casos sospechosos en los que su gobierno ha estado envuelto, y pueda, allí, sin trampas, exculpar sus penas y pecados. Pero mucho me temo que no se producirá ningún milagro ya que Revilla es el elemento clave de una Omerta a la cántabra  de la cual se beneficia el  corrupto PSOE de Cantabria y si no nos damos prisa, hasta  PODEMOS puede acabar, también, en la pomada.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...