El altruismo de los monitores de «esplais» supone un ahorro de cinco millones

1.439 instructores trabajan voluntariamente y sin remuneración en los 106 centros de esparcimiento que hay en Cataluña

Los 1.439 monitores que trabajan voluntariamente atendiendo a los niños y adolescentes en los 106 esplais laicos de Cataluña dedican a esta labor altruista una media de siete horas semanales, unas 365 horas al año, lo que supone un ahorro de costes de más de 4,8 millones de euros anuales. Estos son algunos de los datos que aporta el estudio "El Esplai en Xifres. La Realitat dels esplais catalans" que ha elaborado la Fundación Francisco Ferrer i Guardia para cuantificar el impacto económico y social que supone el trabajo de estos jóvenes voluntarios. Tres de cada cuatro centros aseguran que han podido mantener su presupuesto igual en los últimos cinco años, con unas cuotas medias de unos 100 euros mensuales, aunque el 64% de ellos las tienen por debajo y el 80% aplican reducciones a las familias con pocos recursos.

La coordinadora de Análisis Social y Políticas Públicas de la Fundación Ferrer Guardia, Silvia Luque, ha explicado que "aunque la participación voluntaria y la implicación de los y las jóvenes son hechos que difícilmente se pueden cuantificar económicamente, el PIB oculto que se obtendría de remunerar las actividades de los esplais sería de más de 4,8 millones de euros anuales". El estudio constata que actualmente funcionan esplais en 62 municipios catalanes y que el perfil del monitor de estos centros de ocio para menores es de una chica -el 60% de los monitores son mujeres- de 21 años de media y catalana.

El trabajo también identifica que un 75% de los monitores han sido antes niños en algún centro de esparcimiento de este tipo, un 29% trabajan y estudian a la vez, un 49% sólo estudian y un 15% sólo trabajan. La mayoría comienzan a ser monitores a los 17 años y de media ejercen durante ocho años. Silvia Luque ha destacado el grado de compromiso social de los monitores, un compromiso que se ratifica con que el estudio confirma que su participación electoral es superior a la del conjunto de la población joven.

El 83% de la financiación de los esplais son con recursos propios (de media un 45% de los fondos los recaudan con fiestas, conciertos o actividades culturales, un 38% con la venta de camisetas, llaveros o chapas, un 20% con la venta de lotería de Navidad y un 20% con otros sorteos o tómbolas). Los esplais, según el estudio, promueven un modelo económico solidario, de forma que, según Luque, "ningún niño se queda fuera del esplais por motivos económicos" y ello pese a que sufren una perenne falta de locales para hacer esparcimiento en ciudades como Barcelona o sufren un estado deficiente en los locales existentes, la mayoría cedidos por ayuntamientos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...