El alcalde vetará la gran mezquita «si los vecinos de Sevilla Este se oponen»

Con la experiencia que le concede el conflicto surgido con los vecinos de Bermejales en el anterior intento de construcción de una gran mezquita en Sevilla, y también con la vehemencia que confiere que nos encontremos en campaña electoral, el alcalde, Juan Espadas, fue ayer rotundo al asegurar que el Ayuntamiento «no ha autorizado ningún proyecto y no va a apoyar en ningún caso, y así va a quedar de manifiesto, ninguna iniciativa presentada sobre la que los vecinos de Sevilla Este muestren claramente su rechazo y su oposición». «El gobierno de la ciudad va a rechazar cualquier iniciativa que cuente con la oposición de los vecinos de Sevilla Este y de los barrios aledaños», reiteró.

Además, el regidor socialista rechazo a los «intentos de manipulación de la opinión pública por parte de los promotores del proyecto en torno a la naturaleza real de su iniciativa, con mensajes que reflejan un intento de engañar en periodo electoral, al mezclar la iniciativa de una mezquita con anuncios sobre bolsas de empleo, centros culturales o proyectos comerciales que no tienen estos momentos base alguna». En este sentido, Espadas recalcó que «se están produciendo intentos inaceptables de confundir a la gente, de alarmar y de manipular en Sevilla Este y los alrededores provocados por una polémica ficticia en torno a un proyecto del que se desconoce por completo quién es el promotor último y cuál es su finalidad última».

La promotora de esta gran mezquita y centro cultural es la Comunidad Islámica Ishbilia, que mantiene desde hace varias semanas una intensa campaña informativa al respecto de su proyecto, para el que han escogido una parcela de 10.000 metros cuadrados entre la avenida del Deporte y la calle Doctora Navarro Rodríguez, una finca declarada como suelo para servicios de interés público y social (SIPS) para gestión privada según el vigente Plan General de Ordenación Urbana. De hecho, incluso se hizo público por parte de los arquitectos el diseño del templo, que llevaría aparejado un centro cultural.

Precisamente a cuenta del mismo, hace varios días los promotores aseguraron que el proyecto supondrá la creación de «más de 5.000 puestos de trabajo», un mensaje que no ha gustado al Ayuntamiento. Ishbilia pedía ayer una reunión con el alcalde para informarle de los pormenores de esta iniciativa.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...