El alcalde (PSOE) y varios concejales de Marmolejo (Jaén), en la procesión de la Virgen de la Paz, que portó la vara de Alcaldesa Perpetua

Marmolejo vivió una jornada muy especial con la celebración del día grande de su patrona, la Virgen de la Paz. La venerada imagen fue sacada en andas de su templo por los costaleros para recibir a sus vecinos en su día e irradiar la paz de espíritu que su mera presencia evoca. Como no podía ser de otra forma, el municipio la esperaba con júbilo, ya que hubo cierta demora y todos ansiaban ver a su venerada imagen recorrer las calles del municipio, del que es alcaldesa perpetua de Marmolejo, de ahí que portara la vara que se le concedió en su día con motivo del nombramiento.

La imagen de Nuestra Señora de la Paz, que da su nombre a la parroquia de Marmolejo, es muy venerada por la banda musical que hace de la música su oración particular. También son muchas las familias para las que es un honor ponerle el precioso nombre María de la Paz a sus hijas recién nacidas. Todos estos y otros muchos motivos hacen que los marmolejeños se reúnan dentro y fuera de la parroquia para ver salir en hombros a la venerada imagen de la que son devotos y disfrutar contemplándola durante el recorrido.

Al mediodía, a la que se conoce en la terminología religiosa como la hora del Ángelus, se hizo la llamada y el templo se abrió para que las distintas hermandades de Marmolejo desfilasen ordenadamente por la puerta de la iglesia. Y llegó el ansiado momento de la esperada salida de la patrona. Lo hizo con toda su luminosidad, con un espléndido vestido de color blanco, que es el color predominante y del que también vestía el Niño Jesús, y un manto dorado. El trono estaba ornamentado con flores, mayoritariamente rosas blancas, fucsia y amarillas, y de otras variedades de pureza, para expresar a los presentes que su Señora, patrona y protectora está aquí y vivir así un día de convivencia y armonía todos juntos. La salida de la imagen se anunció con el disparo de cohetes y el repique de las campanas de la iglesia. La imagen de la Virgen de la Paz estuvo acompañada por el párroco Miguel Ángel Jurado y por el alcalde, Manuel Lozano Garrido. Junto a estos marcharon los concejales de las agrupaciones políticas y la Banda Musical de Nuestra Señora de la Paz, que aportó el sonido de unas muy bien ejecutadas marchas que dieron un mayor realce y solemnidad a la procesión.

Con los toques musicales de la banda, los costaleros marcaron sus pasos permitiendo que la imagen creciese en hermosura, una característica que se repite año tras año. Los costaleros fueron dirigidos por su capataz, Álvaro Barragán, que, un año más, llevó con pericia a los suyos por las calles del municipio.

Cabe resaltar que los cohetes que se dispararon al comienzo no faltaron durante todo el recorrido. Los disparaban, con una cadencia perfecta, los propios miembros de la hermandad, como un llamado o reclamo para vecinos y visitantes, a los que se anunciaba que la patrona de Marmolejo estaba ya en la calle para bendecirlos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...