El alcalde (PSOE) de Sevilla asiste a la procesión extraordinaria de la Virgen de los Dolores y manda una levantá a la salida del templo

La Virgen de los Dolores recorrió este sábado 12 de octubre el barrio de Torreblanca con el júbilo de celebrar los veinticinco años de su hermandad. Un barrio que se ha volcado para vivir esta día histórico que ha comenzado minutos antes de las 18:00 horas, cuando la dolorosa bajo palio levantaba sus zancos en la parroquia de San Antonio de Padua.

Era día de emociones en este barrio al este de la ciudad. Los balcones se engalanaban desde temprano y los vecinos limpiaban las entradas de sus casas. Y es que salía su Virgen, la que cada Sábado de Pasión es protagonista en sus calles, ese día lo era de toda Sevilla. La hora se acercaba y el momento llegaba. Más de doscientos hermanos con cirio esperaban dentro del templo a que su imagen saliera a buscar al barrio que fuera la esperaba. Olor a nardos en un paso exornado con el gusto de Manuel Vespia y con el brillo de la nueva plata que ha cincelado para sus nuevos respiraderos Orfebrería Andaluza.

Los costaleros ya esperaban, Miguel Ángel Castillo llamó a sus hombres y la primera estaría dedicada por «todos los militares de España» en este día de la Hispanidad; tras la cual sonó el Himno de la Brigada Logística. Después, le tocó el turno al alcalde Juan Espadas para mandar una levantá del paso a la salida del templo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...