El alcalde (PSOE) de Santiago de Compostela hace la ofrenda al apóstol en representación del rey

Lo profano se ha impuesto a lo sagrado en la Ofrenda al Apóstol de esta mañana, que ha traído novedades con respecto a años anteriores. Las obras en la Catedral han obligado a trasladar la ceremonia a San Martiño Pinario y además, el alcalde compostelano ha participado de nuevo en los actos religiosos del 25 de julio, y lo ha hecho ejerciendo de oferente. Como es tradicional, los actos han comenzado en el Obradoiro, en el que Bugallo ha pasado revista a las tropas. El mal tiempo ha impedido que se celebrase la exhibición de paracaidistasque estaba prevista.

A pocas horas de la votación de investidura, tanto Xosé Sánchez Bugallo, nombrado delegado regio, como el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, han hecho un llamamiento al diálogo de la clase política para alcanzar consensos. «Te pido que ilumines a nuestros representantes políticos para que prevalezca el interés general y el bien común sobre los intereses particulares y partidistas», pedía Bugallo durante su ofrenda, en la que defendió que España «es el mejor marco para avanzar en la igualdad, la democracia y el progreso de los pueblos que la componen» y solicitó la ayuda del apóstol Santiago para «encontrar el camino que nos permita superar la actual situación» en clara referencia a Cataluña, aunque sin nombrarla.«Intercede polos nosos gobernantes para que saiban encontrar, en diálogo sereno e respectuoso coa verdade, solucións aos problemas políticos, sociais e culturais», insistió el arzobispo en su homilía, que se centró en la humildad, la caridad y el consenso y durante la que tuvo un especial recuerdo para colectivos como «los refugiados, los excluidos, los migrantes forzosos, los pobres, las víctimas inocentes de tanta violencia sin sentido, que día a día nos conmueven».

En una ofrenda de claro corte social, el delegado regio hizo un llamamiento a trabajar para avanzar en una sociedad igualitaria en una jornada en la que ha vuelto a confirmarse un asesinato machista, esta vez en Terrasa, que se suma a los de Calpe y Vilalba de los últimos días.«Esta lacra tiene que ser erradicada de raíz y en ese empeño tenemos que estar, sin ningún género de duda, las instituciones y sus gobernantes», ha remarcado Bugallo. «No podemos tolerar ni un asesinato más y, como sociedad, no podemos mirar hacia otro lado», ha remarcado. También Barrio ha rechazado la violencia, aunque no ha hecho una referencia específica a los asesinatos machistas sino que ha recordado «ás persoas que morreron por calquera forma de violencia sempre irracional».

La ofrenda de Bugallo ha incluido también referencias al papel de los docentes en la formación de los jóvenes y el avance de la sociedad, las políticas contra el desempleo y de atención a las personas mayores, la erradicación de la pobreza y la desigualdad, y la concienciación y la lucha contra el cambio climático y, sobre todo, la preparación del año santo. El alcalde, que ejerció por cuarta vez como delegado regio, aprovechó la Ofrenda para apelar a la «tolerancia, paciencia y generosidad» de los compostelanos para no caer en la turismofobia: «Sé que la llegada de miles de visitantes puede suponer, a veces, alguna que otra molestia», ha reconocido el alcalde, que ha recordado que «Santiago siempre ha sido, a lo largo de los siglos, una ciudad que acoge al peregrino y al visitante como un vecino más. Sigámoslo siendo», ha remachado, aunque también ha advertido que «de todos nós depende que non esmoreza de éxito» el Camino, una ruta «de paz, de encontro persoal, de autenticidade e de instrospección….pero tamén é sinónimo de diversión, de solidariedade e de experiencias vitais compartidas».

Bugallo también ha aprovechado la Ofrenda para solicitar la colaboración de todas las instituciones en la celebración del primer año santo de los últimos 11 años y recordó que en un horizonte cercano se celebrarán de tres citar jacobeas: «Para que sea un éxito, y estoy convencido de que así será, tendremos que dar lo mejor de nosotros mismos. Necesitaremos la implicación de todas las instituciones presentes en la ciudad, de las entidades, las asociaciones y la ciudadanía».

Bugallo ha salido al paso de la polémica suscitada por su participación en la ceremonia religiosa. El anterior gobierno municipal ha puesto en marcha una campaña contra la participación del gobierno civil de Compostela en los actos religiosos del 25 de julio: «Somos a mostra de que a diversidade cultural e relixiosa non está reñida coa convivencia. Como tampouco o está a tradición coa modernidade. Somos unha cidade cosmopolita, universal, pero á vez apegada ás súas tradicións, que respetamos e veneramos», ha dicho, para después remachar que «Santiago non sería o que é sen a súa Igrexa».

El exalcalde de Santiago, Martiño Noriega, que no asistió a los actos religiosos en la  Catedral el día del Apóstol durante sus cuatro años de mandato, lanzó un tuit esta mañana: «Todo en orde»

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...