El alcalde (PSOE) de Ribadesella (Asturias), el director general de Pesca (PSOE) y otras autoridades, en la misa y procesión por la Virgen de Guía

Ribadesella hizo honor ayer a su marcada tradición marinera festejando por todo lo alto el día grande de las fiestas de la Virgen de Guía, que, un año más, salió a un mar en calma en una emotiva procesión, escoltada por cerca de cuarenta embarcaciones que quisieron rendir homenaje de este modo a la patrona de los marineros.

La imagen de la Virgen, que desde la noche del sábado reposaba en la iglesia parroquial de Santa María Magdalena de la capital del concejo, aguardó con paciencia la llegada de sus fieles, que asistieron a una solemne ceremonia religiosa que sirvió como pistoletazo de salida de todos los actos solemnes que se sucedieron a lo largo de la tarde. Allí, acompañando a la Virgen, estaban autoridades del nuevo equipo de gobierno, con el alcalde, Ramón Canal, a la cabeza, así como el director general de Pesca Marítima, Francisco González, y el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores riosellana, Manuel Buenaga, entre otros.

Al término de la misa, los más pequeños devotos de la Virgen de Guía le rindieron su particular homenaje antes de que comenzara su traslado en procesión hasta el puerto. A las puertas de la iglesia, doce jóvenes ataviados con los trajes tradicionales llevaron a cabo una parte de la danza de arcos al son del tambor de Borja González y con los niños Daniel Tejero y Celia Valle como directores de sus compañeros.

Durante la procesión hasta el puerto, la imagen de la Virgen no podía haber estado más custodiada. Abrían la comitiva Manuel Fernández y Santi Galguera marcando el ritmo con el tambor y la gaita, seguidos por decenas de mujeres ataviadas con los trajes típicos de rederas. «El original de Ribadesella», destacaban algunas. Y es que, aunque el traje pueda parecer el mismo que el de otras villas marineras, con su camisa blanca, su pañuelo azul al cuello y su mandil negro, la diferencia la marca la falda, confeccionada en muchos casos por las mismas mujeres que la visten. «Mi falda la hice yo, lo que la hace típica riosellana son los dibujos sus dibujos y los remates de abajo», explica Rocío Vila, perfectamente vestida para la ocasión. Tras ellas, llegaba, por fin, la protagonista del día, la Virgen de Guía, que salió de la iglesia parroquial a hombros de Eduardo Gutiérrez, Juan Martino, Marcos Martino y Juan Luis González.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...