El alcalde (PSOE) de Alcaudete (Jaén) en la procesión de la Virgen de la Fuensanta

En un entorno de singular belleza tanto en lo referente al patrimonio natural como monumental, a los pies del Castillo calatravo, la Virgen de la Fuensanta, patrona de Alcaudete y alcaldesa perpetua del municipio fue ofrecida, por segundo día consecutivo, tras el traslado de la imagen desde su santuario a la Iglesia de Santa María, a sus fieles. Estos, con el corazón sumido en un sinfín de impacientes latidos, se reunieron a las puertas del citado templo para ser bendecidos un año más por su Madre.

A pesar de que habían pasado las seis y media de la tarde cuando la procesión dio comienzo, el calor que había ejercido su peso durante toda la jornada se mantenía vivo, pero esta circunstancia no hizo mella en el ánimo de los alcaudetenses. De fondo, los sones alegres y triunfantes de la Banda Municipal de Música de Alcaudete acompañaron en todo momento el recorrido.

No faltaron en la comitiva las elegantes mantillas, ni la representación de la junta directiva de la cofradía, liderada por su presidente, Edmundo de Torres. Tras ellos, y justo frente a la patrona, el hermano mayor de 2019, Jorge Juan Peláez, avanzaba exultante junto a su familia. Las autoridades municipales, encabezadas por el alcalde de Alcaudete, Valeriano Martín, completaron el recorrido tras el paso de la Virgen, cuyo trono fue portado a hombros por sus anderos. Las cerca de tres horas de recorrido dieron fin cuando ya el sol había comenzado a ponerse. Tal circunstancia pareció convertir la escena en la metáfora perfecta de la despedida de la Virgen hasta junio, cuando volverá a su santuario

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...