El alcalde (PP)de Medina de Rioseco (Valladolid), en la procesión por San Juan de la Cruz

La cofradía de San Juan de la Cruz de Medina de Rioseco ha celebrado este domingo la festividad de su santo titular con una procesión por las calles del municipio con su imagen, que data del siglo XVIII y se encuentra en la iglesia del convento del Carmen. Esta comitiva fue recuperada en 2017.

La jornada ha comenzado a primera hora de la mañana con la invitación de dulces y orujos a cargo del mayordomo, Juan Pérez de Castro, quien ha recordado que ingresó en la hermandad en 2014 para tomar el relevo de su hermano Ramón. Este ha destacado «la importante relación de amistad entre todos los cofrades». Instantes después, el estallido de los cohetes ha anunciado el comienzo de una procesión, que ha contado con la presencia del párroco Juan Carlos Fraile, del alcalde de la localidad, David Esteban, y de una treintena de cofrades. La comitiva ha partido del centenario convento carmelita para recorrer las calles Armas y Mayor, antes de llegar a la iglesia de San Pedro Mártir, en la que tuvo lugar la misa. Como novedad, este año, los treinta y tres miembros de la hermandad estrenaron el cordón de la medalla con los colores carmelitanos.

Por todo ello, cabe recordar que Medina de Rioseco cuenta con una larga tradición carmelitana, pues en el municipio existieron dos conventos de la orden: el masculino de Nuestra Señora de la Encarnación –o del Carmen–, fundado en 1588 y desaparecido tras los procesos desamortizadores del XIX, y el de San José de Madres Carmelitas Descalzas, de 1603, que existió hasta 2004, año en el que la comunidad abandonó la Ciudad de los Almirantes para instalarse en Valladolid. En la actualidad, son varias las cofradías que existen y que están relacionadas al ámbito carmelitano. Es el caso, además de la de San Juan de la Cruz, la de la Virgen del Carmen y la de Santa Teresa de Jesús.

La Cofradía de San Juan de la Cruz data del año 1802, por lo que supone que «coincidió» con el convento carmelita masculino, según ha explicado el historiador cofrade Ramón Pérez de Castro, quien ha destacado la «enorme calidad» de la talla de procesión. «Probablemente se trate de una pieza de origen madrileño».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...