El alcalde (PP) y el obispo de Málaga firman un convenio por el que el Ayuntamiento destinará 163.000 euros a restauración de la iglesia de Santa Catalina

El alcalde, Francisco de la Torre, y el obispo, Jesús Catalá, han firmado este lunes el acuerdo por el que la Oficina de Rehabilitación Urbana del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) va a subvencionar la reparación del interior de la iglesia de Santa Catalina, ubicada en la calle Andrés Pérez, en la que tiene su sede la Cofradía de Viñeros, con un total de 163.611 euros. Esta actuación será desarrollada por el Obispado de Málaga, propietario del edificio, con un plazo de ejecución de unos seis meses. La Iglesia llevará a cabo un concurso para escoger a la constructora que hará esta obra, que prevé iniciar antes del próximo verano, por lo que podría estar lista para el año que viene.

De la Torre ha destacado que esta restauración va a permitir que «el interior del templo quede a la altura de la importancia de este edificio». Por su parte, el obispo ha remarcado que es «un patrimonio de la Iglesia pero abierto a todos los ciudadanos«; y ha pedido a los cofrades de Viñeros que cuiden esta iglesia »como algo vuestro y de todos«. La firma del acuerdo se ha desarrollado en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento en un acto al que han asistido miembros de la junta de gobierno de Viñeros y su hasta ahora hermano mayor, Leopoldo Guerrero, que presentó su dimisión hace dos semanas tras las críticas por la propuesta aprobada en cabildo de que la cofradía salga el Jueves Santo desde el interior de la parroquia de los Santos Mártires. También ha dimitido el primer consiliario de la hermandad, por lo que al frente de la misma se encuentra por ahora el segundo consiliario.

El proyecto de rehabilitación, redactado por el arquitecto técnico Pablo Pastor, supondrá la renovación eléctrica de este edificio del siglo XVIII, que cuenta con protección arquitectónica integral, así como el saneado de las humedades que presentan las zonas inferiores de sus muros, la reparación y pulido del suelo de mármol existente, y la aplicación de una nueva pintura. Además, se realizará un nuevo aseo en la sacristía, se repararán las grietas de las bóvedas, se colocará un nuevo zócalo de mármol, se restaurarán todas las carpinterías de puertas y ventanas, y se llevará a cabo una limpieza en seco, con brochas de pelo fino y con aire a presión, de los retablos.

Esta iglesia perteneció en su origen al convento de las monjas dominicas, que se marcharon hace 12 años por la falta de vocaciones. Actualmente, el convento, separado ya físicamente de la iglesia, pertenece al grupo de enseñanza de idiomas Enforex, que pretende hacer aquí un centro formativo y una residencia para estudiantes.

La cofradía ya tiene previsto dar culto a sus imágenes titulares durante los trabajos en la parroquia de los Santos Mártires, cuya rehabilitación está también proyectada pero, por el momento, frenada. A preguntas de este periódico, el alcalde ha explicado que la restauración de los Santos Mártires supone un presupuesto «mucho más importante» y ha admitido que no cuenta con partida en el presupuesto de 2019 que, por otra parte, está por ahora bloqueado debido a la ruptura del pacto de investidura con Ciudadanos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...