El alcalde (PP) de Mayorga (Valladolid) preside la procesión de san Toribio

Santo Toribio Alfonso de Mogrovejo es uno de los personajes más ilustres que han nacido en Mayorga. Pasados ya los cuatro siglos de su fallecimiento, su recuerdo y su importancia siguen vigentes en la localidad y marcan de manera nítida la tradición y las festividades del municipio en su honor. Este 27 de abril, más de 200 vecinos de Mayorga han acudido a la cita con el santo, para acompañarle en procesión en su recorrido por las calles de la localidad, partiendo de la ermita que lleva su nombre.

Se conmemora en este día, 27 de abril, el traslado del cuerpo del santo desde Zaña (Perú), lugar de su muerte, hasta la capital, Lima. Precisamente, la llegada de dos de las reliquias a Mayorga es el punto de partida de la gran fiesta de esta localidad, el Vítor, símbolo e identidad que ha traspasado la mera celebración para convertirse en un acontecimiento turístico de recorrido internacional.

“Las fiestas locales en Mayorga son el 27 de abril y el 27 de septiembre, las dos tienen relación directa con Santo Toribio porque la que celebramos hoy está relacionada con el traslado y también se celebra en Zaña y Lima en Perú y en Cannalonga en Italia”, ha explicado a NoticiasCyL el alcalde de Mayorga, Alberto Magdaleno.

De la llegada de las reliquias a Mayorga nació el Vítor y ahora suponen un punto destacado para los devotos. Una de ellas, una costilla, se conserva en el Convento de Santo Domingo de Guzmán, la otra, el peroné, sale en uno de los pasos portados a hombros durante la procesión.

Encabeza el recorrido el otro paso, en el que se porta la imagen del santo, con el recuerdo de la fecha de su canonización en 1728. Metros después y secundado por las autoridades locales, se porta también a hombros la reliquia. El día soleado y caluroso en Mayorga ha animado la participación en la procesión pero también ha dificultado la labor de los cargadores, que han realizado varias paradas para tomar resuello.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...