El alcalde (PP) de Daimiel (Ciudad Real) encendió, junto a los «los hermanos mayores» de la hermandad, la hoguera en honor a la Virgen de la Paz

Centenares de daimieleños se calentaron en la noche del viernes alrededor de la popular hoguera en honor a la Virgen de la Paz. Los hermanos mayores de la hermandad, Emiliano Aldea y Ezequiela Gallego, fueron los encargados de encender esta gran pira, acompañados de las autoridades locales. La Banda Municipal amenizó la tradicional velada con diferentes melodías instrumentales, como el himno de la localidad.

Un año más, la Hoguera de la Paz se prendió en Daimiel para celebrar el día de Nuestra Señora de la Paz. Fecha señalada en el calendario de la localidad, que en esta ocasión consiguió reunir a centenares de vecinos en torno al calor de sus llamas, y que contaba con una novedad.

“Un equipo de Bomberos se encargaría controlar y apagar finalmente el fuego”, como anunciaba la abanderada de hermandad, Verónica Simón. Tras la celebración del triduo, fueron los hermanos mayores, Emiliano Aldea y Ezequiela Gallego, junto con el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, los responsables de encender esta gran pira.

Aldea se sentía orgulloso de poder participar en el encendido de este año en homenaje a su padre, quien le inscribió en la hermandad porque “lo vivía con gran entusiasmo”. Así mismo se expresaba Sierra, aprovechando la ocasión para agradecer a los hermanos y a la presidenta de la cofradía, Mari Paz González de la Aleja, por el “esfuerzo sobrevenido de organizar una tradición que reúne a tantos vecinos”. “Un trabajo desinteresado”, por el que les felicitaba.

En contra de lo que dicta la tradición, el humo no se dirigió hacia la Iglesia de la Paz, que significa “malos augurios” para el presente año. Además, la velada estuvo amenizada por música alegre de la Banda Municipal, que interpretó repertorio instrumental tradicional de Daimiel, como es su himno, a los pies de la imagen de Nuestra Señora de la Paz.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...