El alcalde (PP) de Bogajo (Salamanca), ‘mayordomo’ en la procesión de la Virgen del Rosario

La fiesta de las Madrinas volvió a identificar la singularidad del pueblo de Bogajo, los ramos de melapios y su ofrenda a la Virgen del Rosario volvieron a dibujar una escena inédita no solo en el valle del Yeltes sino en el conjunto de lo que hoy es conocido como la comarca de Vitigudino. Así pues, las madrinas volvieron a brillar con luz propia este sábado en Bogajo. Después de los actos religiosos de la mañana en la remozada ermita el Humilladero y la procesión de la Virgen del Rosario de regreso a la iglesia parroquial, la tarde tenía uno de los momentos más singulares de estas fiestas.

Las madrinas salían de sus casas en un pasacalles a son de gaita y tamboril. Tocadas por un pañuelo de terciopelo negro y cubiertas con mantillas bordadas, Asunción López y Mercedes Rivero se dirigían con ramos de orquídeas a la iglesia para asistir al rosario que sería oficiado por el párroco Jesús Gutiérrez. Tras concluir las oraciones, la Virgen rodeaba en procesión el templo acompañada de sus madrinas; y estas a su vez por sus acompañantes, portadoras de las tradicionales roscas y ramos; además del alcalde, Javier Castro, empuñando la vara en calidad de mayordomo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...