El alcalde no va a misa (y Zana, tampoco)

No soporto a los que acuden los domingos a la iglesia y luego el lunes son peor que Satanás». (Revólver). Aclarando, que es gerundio, (aunque hoy y aquí, quizás hubiera que aplicar aquella magistral frase de: «no des muchas explicaciones, tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los estúpidos no las entienden», pero, así y todo… Es deseo de esta Alcaldía el garantizar la libertad de conciencia de tod@s y cada un@ de los habitantes del ayuntamiento de La Pola de Gordón de manera individualizada. Cada un@, en su interior, es una iglesia, un ágora o un páramo yermo, y solo a él, o a ella, compete a quien reza, o si no reza. Esto se denomina libertad de culto o, simplemente, libertad. Quien esto escribe es capaz de entender que esto, esto de la libertad de los demás, a algunos no les entre en la cabeza. La libertad, para estos, es que ellos deciden libremente qué hacen y los demás tenemos que hacer lo que ellos hayan decidido. Así lo creen y, además de creerlo, intentan imponerlo.

Vamos a intentar explicarles, aunque creo que será en vano, algunos conceptos sobre igualdad, imparcialidad y respeto.

Durante el tiempo que estemos en la Alcaldía, vamos a promover la independencia real y efectiva del Ayuntamiento, como Administración del Estado, con respecto a cualquier confesión religiosa o ideología particular, asegurando, de esta manera, la neutralidad que como administración pública debemos practicar. Es decir, el Ayuntamiento de La Pola de Gordón no es comunista, ni conservador, ni creyente o ateo, aunque Zana, su alcalde actual, lo sea. El Ayuntamiento es una institución y no puede, ni debe, favorecer, ni perjudicar. El Ayuntamiento, y el alcalde a la cabeza, deben velar y garantizar, y les aseguro que lo hacen, la libertad de culto. Pero también deben hacer, hacen, y seguirán haciendo, garantizan la libertad de aquell@s que no quieren participar en ningún acto religioso, o desean participar en los actos de una religión que, por cuestiones culturales o geopolíticas, aquí sea minoritaria. Para ello, para garantizar esta libertad individual y la neutralidad del Ayuntamiento, creemos que es necesario eliminar cualquier tipo de privilegio o discriminación existente, y hacer efectiva la separación del ámbito público y privado, en cuanto a cuestiones de índole religiosa se refiere. Es por estos motivos, y aplicando el principio de neutralidad, independencia y respeto, que opinamos que ninguna autoridad pública o funcionari@, debe participar en actos de carácter confesional, en calidad de tal. Sí pudiendo hacerlo, sin ninguna duda, de manera personal, íntima o colectiva.

Así que, por si no les ha quedado claro, se lo voy a decir de otra manera. Tocar las campanas, y convocar a misa de doce, no es, ni por asomo, la función del alcalde, y como no lo es, no lo hacemos. Mientras yo sea el alcalde, ni éste, el alcalde, ni la Institución, irán a actos religiosos de ninguna índole. Otra cosa es Zana, (como vecino, como ciudadano), como tal iré cuando, y donde, me plazca, (es innecesario aclarar lo siguiente, pero lo voy a hacer), siempre que sea legal.

El Ayuntamiento de La Pola de Gordón tiene, tenemos, muchos problemas y muy serios, y para solucionarlos necesitamos políticos con un perfil más acorde con estos problemas. No necesitamos políticos que nos hablen de falta de respeto con una ligereza que asusta. Y sí necesitamos políticos que nos expliquen qué respeto nos ha tenido el PP a, tod@s l@s ciudadan@s, cuando, en claro favoritismo, han liberado de pagar varios impuestos a la iglesia católica, que nos expliquen qué respeto es hacia los demás regalarles monumentos (verdaderas joyas) con los que hacen negocio y no culto, o que nos aclaren dónde ven ell@s el respeto al permitirles enseñar su doctrina en aulas educativas.

Hablan de respeto y yo les digo que qué mal suena esta palabra en boca de algunos.

Ahora pregúntate, por qué surge este debate. Porque no han encontrado nada con lo que criticarnos, con lo que hacer oposición política constructiva, y se agarran, es lo único que les queda, al populismo. A ese populismo soez que les hace, sin inmutarse, ponerse la peineta, y acudir a misa, tres minutos después de haber firmado un real decreto en el que le quitan la prestación sanitaria a una persona sin recursos, o después de haberle denegado la beca a un estudiante que la necesita. O cinco minutos después de haber apoyado un bombardeo en un parque de Bagdag donde solo jugaban niñ@s, niñ@s musulmanes, eso sí.

Señores peperos de Gordón, nos veremos en todos los actos sociales de la romería del Buen Suceso, no lo duden, y, mientras ustedes van a misa a ver si ganan algún voto, yo, como alcalde, intentaré buscar alguna solución a los muchos problemas que nos han dejado.

Juan Carlos Lorenzana Ordiz (Zana). alcalde de la Pola de Gordón

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...