El alcalde de Santiago denuncia a un vecino de Alfamén que le recriminó los improperios a la Virgen del Pilar en el pregón del carnaval

Los improperios fueron lanzados por el dramaturgo Carlos Santiago durante el pregón del pasado carnaval en el que habló de «los huevos del Apóstol» y dijo que «la Pilarica le hacía una felación al Santo».

Juan José Valero Sánchez, de 60 años, vecino de Alfamén, tuvo que declarar este lunes en el juzgado de La Almunia por las presuntas amenazas que hizo al alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega, al día siguiente de enterarse de que en el pregón de carnaval de la ciudad el pregonero, Carlos Santiago, había lanzado insultos a la Virgen del Pilar. Ante los santiagueses, según recogieron entonces los medios de comunicación gallegos, el dramaturgo «empezó a hablar de los huevos del Apóstol, a llamar puta a la Virgen y a decir que la Pilarica le practicaba una felación al Santo».

El vecino de Alfamén, sorprendido por la denuncia, ha reconocido este martes a Heraldo.es que es cierto que llamó al Ayuntamiento gallego para hablar con su regidor y transmitirle su queja, pero que nunca llegó a hacerlo, ya que la secretaria no le llegó a pasar directamente con él.

“Entonces hablé con ella y lo único que le dije fue que la Virgen del Pilar no se toca. Eso sí, se lo dije al menos cuarenta veces”, ha admitido el denunciado. Añadió que también le transmitió que como el Ayuntamiento de Zaragoza ya le había entregado una medalla a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, pronto se la darían a él también y que podía venir a buscarla entonces, que los aragoneses ya le estarían esperando.

Ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de La Almunia, Juan José Valero añadió que lo único que pretendió con esa llamada fue mostrar su enfado como aragonés y formular una queja, y que en modo alguno quería intimidar al alcalde, con el que no llegó a comunicarse en ningún momento.

“Es que al leer lo que dijeron en el pregón, me sentí muy ofendido y muy mal. Busqué el teléfono por internet y me cogió la secretaria. Le expliqué que quería hablar con el alcalde y me respondió que tenía reuniones y no podía ponerse, pero que le podía contar a ella de qué se trataba. “Mire usted -le dije- la Virgen del Pilar no se toca. Y se lo repetí un montón de veces para que le quedara bien claro”.

“Se me calentó la boca, pero no le insulté ni le amenacé”, manifiesta. Por eso, Valero no salía de su asombro cuando le llegó a casa una citación del juzgado para que declarara como investigado. “Me presenté allí y y no tenía ni idea de por qué me llamaban. ‘¿A mí, por qué?’, les pregunté cuando me dijeron que me iban a leer los derechos. Ni siquiera recordaba que había llamado al ayuntamiento. Hasta que no me lo explicaron no me acordé”, ha contado.

En opinión de su abogado, Marcial Serrano Moreno, que le asistió por el turno de oficio, este «rocambolesco» caso «no tiene recorrido» y pedirá su archivo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...