El alcalde de Santa Eulària (Ibiza) acompañó al obispo de Ibiza y Formentera en los actos religiosos por la Virgen del Carmen

La capilla de la Virgen del Carmen de Portinatx se vistió ayer de flores con motivo de las fiestas en honor a la patrona de los marineros, que empezaron el viernes pasado a las 16 horas con actividades lúdicas para los más pequeños en la playa de s´Arenal Gros.

En la tarde de ayer, los devotos de la Virgen del Carmen celebraron un año más su festividad, acompañados del alcalde de Santa Eulària, Vicent Marí; el obispo de Ibiza y Formentera, Vicente Juan Segura; el párroco del municipio, Vicent Ribas, y la Hermandad del Rocío de Sant Antoni, que se hizo cargo de los coros.

La celebración dio inicio con una ofrenda floral que estaba prevista para las 18 horas pero que, sin embargo, se tuvo que realizar antes de tiempo y sin ningún tipo de ceremonia debido a los compromisos laborales de los oferentes. A continuación, llegaron los miembros del coro rociero con sus guitarras, lunares y abanicos (que fueron un imprescindible de la celebración) para empezar con los preparativos de la misa en honor a la patrona, que se celebró en el exterior de la capilla oficiada por el obispo, Vicente Juan Segura, y que empezó puntual a las 19:30 horas. «La festividad de la Virgen del Carmen nos invita a ser buenas personas», recordó el obispo, después de relatar cómo se honró a la virgen en el monte Carmelo y dio lugar a la orden de los carmelitas.

Entre oración y oración, asomaban las notas de las guitarras españolas de Miguel e Ignacio, que interpretaron la misa rociera que tocan el primer sábado de cada mes en la iglesia de Sant Antoni, añadiendo una canción en honor a la patrona de los marineros.

«Que el título de la Virgen del Carmen siga promoviéndonos, ayudándonos y amándonos», terminó el obispo. La ceremonia continuó en la capilla con la imposición de escapularios y después los asistentes pudieron refrescarse con una bebida.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...