El alcalde de Lima, varias ministras, rectores y otras autoridades, en la misa de toma posesión del nuevo arzobispo

El obispo Carlos Castillo Mattasoglio asumió esta tarde sus funciones como nuevo arzobispo de Lima y ofició su primera misa en la Basílica Catedral en presencia de autoridades, funcionarios de Estado y cientos de fieles católicos.

La toma de posesión del Arzobispado de Lima se realizó en un ambiente de fiesta no solo dentro de la Catedral, donde algunos cánticos tuvieron ritmos peruanos, sino fuera, dado que la Plaza de Armas estuvo adornada con alfombras florales.
Entre los asistentes estuvo el alcalde de Lima, Jorge Muñoz; las ministras del Midis, Liliana La Rosa; de Salud, Zulema Tomás y de la Mujer, Ana María Mendieta, así como los rectores de las universidades San Marcos y la Católica.

Contra violencia hacia la mujer

Durante la ceremonia, el nuncio apostólico del Perú, Nicola Girasoli, pidió a monseñor Castillo promover una contundente acción educativa y de contraste a la violencia contra la mujer, pues «cada lágrima de una mujer provocada por la violencia machista es una espina en el corazón de Cristo». 
De igual manera le pidió no rodearse de gente que siempre le dice «sí» o de mostrar preferencias por determinadas personas o instituciones. «Debes abrir nuevos caminos de esperanza para el pueblo, caminos de cercanía que incluyan a todos, donde no haya espacio para la rigidez y los prejuicios».
Tras pedir que escuche y reciba sin demora a los sacerdotes que solicitan audiencia, Girasoli recordó la visión del Papa Francisco en el sentido de que ser obispo no es un ascender sino crecer en el servicio a la comunidad.
«La visión de la iglesia no está llamada a ocupar espacio de poder en la sociedad, la misión es abrir nuevos caminos de amor y de acompañamiento. Debe ser una iglesia que se pone de rodillas para escuchar a todas las víctimas, especialmente para servir a los pobres y los más necesitados», refirió.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...