El alcalde de Ibiza no asiste a la misa de Santa María, por considerarlo propio de un Estado aconfesional, y el obispo se lo reprocha

Entre los actos centrales de este 5 de agosto, Día de Santa María, se ha celebrado en la Catedral de Ibiza la tradicional misa cantada, oficiada por el Obispo, Vicente Juan Segura, seguida de la ofrenda floral a la Virgen. Una ceremonia a la que, una vez más, no ha acudido el alcalde de Ibiza, Rafel, Ruiz, que ya anunció al comienzo de su mandato que no acudiría a los actos religiosos por considerar que España es un Estado laico aconfesional y las instituciones públicas no deben mezclarse con las religiosas.

La decisión de Ruiz ya fue motivo de crítica por parte del Obispo en citas religiosas anteriores y una vez más, en este Día de Santa María, ha reiterado su desaprobación durante el sermón, en el que ha saludado a todas las autoridades presentes para, a renglón seguido, recordar a los ausentes que “las autoridades tienen que servir a todo el pueblo, también a los católicos, porque no se puede estar con unos sí y con otros no”.

Quienes sí han escuchado estas palabras desde el primer banco de la iglesia sobre el futuro de sus compañeros, según las palabras de  Juan Segura, fueron la concejala de Vila, Carmen Boned, el conseller Gonzalo Juan Ferragut y la vicepresidenta del Consell, Marta Díaz. Además de ellos, también han acudido la mayoría de concejales de la oposición de Vila, la concejala de Santa Eulària, Carmen Ferrer, el alcalde de Sant Joan, Toni Marí Carraca, y el portavoz de la oposición en Sant Antoni, José Sala. El diputado Enrique Fajarnés, la ex Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano, o el director insular del Estado, Roger Sales, han sido otras de las personalidades que ocuparon las primeras filas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...