El alcalde de Garisoain confía en que el juez no ceda al deseo del Arzobispado

El Arzobispado de Iruñea se ha apropiado de la iglesia-fortaleza de Garisoain, el atrio, la casa parroquial, un solar y los restos de una ermita. El alcalde de este pequeño pueblo confía en salvar, al menos, la ermita del Pilar, que el Arzobispad

El próximo día 11 se celebrará en Lizarra el primer juicio relacionado con la pugna que mantienen el Arzobispado de Iruñea y numerosos pueblos navarros sobre la propiedad de las iglesias y otros bienes comunales. Curiosamente, el juicio ha venido motivado por la reclamación judicial que ha hecho el Arzobispado de la ermita del Pilar. Esta ermita, situada a un kilómetro del pueblo, fue registrada a su nombre por el Concejo de Garisoain, pero la jerarquía de la Iglesia en Nafarroa sostiene que es de su propiedad.

«Nosotros confiamos en que el juez nos dará la razón. En el archivo del Concejo hemos encontrado pruebas de que la ermita es del pueblo, pero lo malo es que nos enfrentamos al Arzobispado y todos los poderes amigos que tiene en Navarra, como UPN y el Opus Dei». Así lo declaró ayer el alcalde de Garisoain, Javier Iltzarbe, consciente de la importancia que la sentencia de este caso va a suponer para otros muchos pueblos que quieran defender sus bienes.

«Nuestro objetivo principal es que el juez reconozca que la ermita del Pilar es del pueblo, y sobre todo -remarcó- que sirva de precedente para otros casos similares. Esta ermita está en el monte y su valor económico es muy pequeño, pero nosotros tenemos la obligación de defender el patrimonio del pueblo».

El Arzobispado ya se apropió de varios bienes de Garisoain, pero su alcalde ignora por qué no inmatriculó también la ermita del Pilar.

Este edificio fue arreglado por el Concejo en los años 80, y gracias a ello se conserva en buen estado. «Su mantenimiento siempre ha corrido a costa del pueblo, y además tenemos pruebas de que es del pueblo», afirma Javier Iltzarbe.

Un manuscrito de 1807

Un dato importante es que esta ermita no fue incluida en la desamortización de Mendizabal (1836) porque no era propiedad de la Iglesia. Pero hay más. El ex secretario de Garisoain, Alvaro Calderón, ha conseguido entender un manuscrito de 1807 que, curiosamente, ha sido presentado por el Arzobispado como prueba para reclamar la propiedad de la ermita del Pilar.

En dicho manuscrito se recoge literalmente que «en los términos del referido lugar -Garisoain- hay tres Basílicas dedicadas a Nuestra Señora bajo el título del Pilar, San Cristóbal y San Ciriaco, no tienen rentas algunas y de su conservación y ornato cuida el Pueblo».

Según explica el propio ex secretario, «en ningún momento dice dicho manuscrito que la propiedad de estos inmuebles haya sido del Arzobispado, y además distingue muy bien entre la propiedad de los bienes al pueblo y la pertenencia de sus dueños a la religión católica».

A la vista de este documento, Alvaro Calderón se muestra «escandalizado» por «el uso torticero que de él hacen los representantes de la Iglesia católica navarra». Junto a ello, pide al Arzobispado que retire «de inmediato» la demanda interpuesta para hacerse con la propiedad de la ermita del Pilar y devuelva al pueblo de Garisoain la casa parroquial, la iglesia y otros bienes que ha privatizado.

Debido a que Garisoain apenas cuenta con una treintena de vecinos, no dispone de medios económicos para hacer frente a un pleito de estas características. Para sufragar los gastos, ha sacado boletos a la venta y ha abierto una cuenta en Caja Rural: 30080002642120812124.

Por su parte, la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro ha anunciado que acudirá al juicio del día 11 en Lizarra, a las 11.00, para respaldar al pueblo de Garisoain frente al Arzobispado de Iruñea.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...