El alcalde de El Ejido (Almería) cierra la mezquita por incumplimiento urbanístico y el líder de imanes de Almería lo acusa de «odio» y «racismo»

El alcalde de El Ejido, Francisco Góngora anunció la clausura por incumplir la normativa de la mezquita en la que ejercía como imán un marroquí de 40 años expulsado el miércoles por la Policía Nacional, en colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), por lanzar mensajes radicales.

«Ya cerramos la de la calle Brasilia porque no cumple con la normativa. Hoy, y no hemos querido anticiparnos por razones que no puedo comentar públicamente, vamos a proceder al cierre de esa y vamos a procurar que todas se ajusten a la legalidad», ha dicho en declaraciones a los medios el alcalde de El Ejido, Francisco Góngora.

Góngora ha abogado por una convivencia pacífica y por la integración, aunque ha precisado que el colectivo inmigrante tiene que hacer también un «esfuerzo importante» en este sentido.

«Nosotros respetamos todo tipo de costumbres pero la integración es algo que compete y atañe a todos. Las ordenanzas están para cumplirlas, da igual la procedencia de cualquier ciudadano, tiene que cumplir unas normas, da igual que sea emigrante, nacional o sea la que sea», concluyó.

El presidente del Centro de Imanes de Almería, Abdallah Mhanna, ha acusado hoy al alcalde de El Ejido (Almería), Francisco Góngora, de generar una «ola de odio» y «racismo», tras el anuncio del regidor de la clausura de la mezquita en la que ejercía como imán un marroquí que fue expulsado por lanzar mensajes radicales.

Mhanna ha dicho a Efe que «el caso del imán expulsado es un caso especial de un imán con un problema de papeles y en ningún momento había justificación de que tuviese algunas acciones terroristas, no estaba culpado por la justicia», y no ha dado más detalles al estar el caso «en manos de la justicia española».

Sin embargo, ha sostenido que el regidor ejidense «sigue mandando su odio, su racismo y su forma de atacar a la comunidad musulmana» y ha añadido que ésta no puede «permitirle seguir en esa ola de odio que está haciendo».

«Son unas acciones racistas por parte del alcalde de El Ejido y de su equipo del Ayuntamiento. Llevan dos años buscando excusas para cerrar todas las mezquitas de la zona de El Ejido, en Santa María, en San Agustín, en Carmona, en El Ejido, y en Las Norias», ha insistido.

Ha dicho que quiere hacer llegar esta «alarma» al subdelegado del Gobierno en Almería, a la Junta de Andalucía y al propio Gobierno para «buscar una manera de parar estas acciones racistas que no fomentan nada más que el odio entre los ciudadanos almerienses y están en contra de la Constitución Española y de la libertad religiosa».

Según Mhanna, hace dos años el Defensor del Pueblo Andaluz ya advirtió de que era preciso cambiar las leyes urbanísticas municipales, «cuando el mismo alcalde de El Ejido quiso tratar de una forma racista a una iglesia evangélica».

«Vamos a buscar tranquilamente todas las vías jurídicas para denunciar a este alcalde racista, luego si no hay una manera, buscaremos otra manera de defender a nuestra comunidad musulmana», ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...