El alcalde de Ávila, el presidente de Diputación (ambos del PP) y otras autoridades en los actos de clausura del Año Jubilar de Santa Teresa

La clausura, en una tarde fría y otoñal con siete grados, ha contado con la asistencia de cientos de personas a un acto protagonizado por las máximas autoridades religiosas, entre las que figuraban el obispo de la diócesis, Jesús García Burillo; el prior del convento de La Santa, David Jiménez, y el vicario general de la Orden del Carmelo Descalzo, Agustí Borrell. Entre los que no se han querido perder el solemne acto figuraba también José Luis Retana, el abulense obispo de la diócesis placentina.

Entre las autoridades civiles estaban delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones; las consejeras de Familia e Igualdad de Oportunidades y de Cultura y Turismo, Alicia García y María Josefa García Cirac respectivamente; el subdelegado del Gobierno, Arturo Barral; el alcalde de Ávila, José Luis Rivas; el presidente de la Diputación, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, y el delegado territorial de la Junta, José Francisco Hernández.

El momento culminante ha tenido lugar a las 18.14 horas, cuando García Burillo ha tomado la llave de la puerta santa y ha procedido a su cierre hasta dentro de cinco años. Posteriormente, y tras la interpretación del himno nacional, las autoridades religiosas y civiles se han dirigido a la capilla de Santa Teresa para firmar en el Libro de Honor, antes de asistir a la celebración de las vísperas.

Una vez clausurada la puerta santa, la consejera de Cultura y Turismo ha resaltado la participación de la Junta en este primer Año Jubilar Teresiano periódico, tanto desde el punto de vista económico, como desde el de la difusión, algo que a su juicio ha contribuido a consolidar, tanto a Ávila como a Castilla y León como un «referente del turismo religioso».

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Virginia Barcones, ha reconocido la “inmensa alegría” de participar en este acto como abulense, después de un año que ha permitido “acercarse a La Santa y a su mensaje”. Esta circunstancia ha hecho que Ávila se sitúe como “un referente de espiritualidad”.

Por su parte, Virginia Barcones ha resaltado la participación de todas las Administraciones, al mismo tiempo que ha expresado su deseo de que Santa Teresa “ilumine” a sus responsables para “encontrar el camino que ella marcaba».

El alcalde ha asegurado que el Año Jubilar Teresiano ha sido “un éxito”, y ha destacado que “durante este año” ha habido “muchos acontecimientos”. “Nosotros hemos trabajado con humildad pero con muchas ganas para que todo haya salido muy bien”, y ha dado las gracias a todos los que trabajado en él. «Lo que la he pedido a La Santa, que en el año 23, que será, si dios quiere, el segundo año jubilar, pues que esta ciudad sea más próspera, sea más feliz, haya mucha más gente, haya más trabajo, en definitiva, más confort, que gane todo el mundo en calidad de vida y que lógicamente también sea más católica” y “esté más cerca de Dios, porque en un año jubilar también hay que pedir por eso”.

Un año más, el Obispo de Ávila, Jesús García Burillo, ha oficiado la misa en la Catedral del Salvador con motivo de la festividad de Santa Teresa. Una celebración eucarística a la que han asistido cerca de dos mil fieles y que ha contado con la presencia de ochenta sacerdotes, dos monseñores, el Arzobispo de Oviedo, el Obispo de Plasencia y el Obispo Emérito de Segovia.

Además de la casi totalidad de la corporación municipal -salvo los concejales de Trato Ciudadano e Izquierda Unida– en la celebración eucarística se ha podido ver al exministro Jorge Fernández Díaz, al presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, al subdelegado del Gobierno en Ávila, Arturo Barral, al delegado de la Junta de Castilla y León, José Francisco Hernández, o al presidente de la Diputación, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, así como a diversas autoridades civiles, militares, académicas o judiciales.

El presidente de la Diputación portando las andas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...