El alcalde de Agüimes (Las Palmas) en la procesión de la Virgen del Pino en Arinaga

Arinaga celebró ayer la festividad de la Virgen del Pino, que aunque no arrastra las multitudes de Teror sí reunió a varios centenares de personas en la procesión de la imagen de la patrona por las calles de la localidad y, ya por la noche, en el festival musical Ventolera, con seis conciertos que se prolongaron hasta altas horas de la madrugada.

La jornada festiva arrancó desde las 8.00 horas de la mañana con la salida de los devotos desde la parroquia de San José Obrero, en el Cruce de Arinaga, hasta el templo de Nuestra Señora del Pino, donde a mediodía se celebró la misa de los peregrinos. El principal acto religioso de la festividad de la patrona se inició a las 19.00 horas con la solemne eucaristía, presidida por el reverendo Cristóbal Déniz Hernández, vicario episcopal de Las Palmas de Gran Canaria y director del Instituto Superior de Teología de las Islas Canarias. La función estuvo acompañada por la Agrupación Musical Susa Suárez de Agüimes. A continuación salieron en procesión las imágenes de la Virgen del Pino y de San José. Junto a centenares de fieles, desfilaron la Banda Municipal de Música y la Agrupación Musical y Majorettes del colegio La Salle.

El alcalde de Agüimes, Óscar Hernández, resaltó el carácter local y más familiar de esta festividad, pues son muchos los vecinos del municipio que también acuden a Teror y se incorporan a ella por la tarde. Ante la coincidencia con la villa mariana, desde la comisión de fiestas se le ha ido dando más protagonismo a la Vará del Pescao, que se desarrolló el viernes 1 de septiembre. «Este año con menos gente y mucho más tranquila que los anteriores», comentó el alcalde, quien precisó que no se pretenden actos multitudinarios.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...