El alcalde (Ciudadanos) de Carrión de los Condes (Palencia) renueva los votos de la ciudad a la Virgen de Belén

Carrión de los Condes celebró ayer por todo lo alto la festividad de su patrona, la Virgen de Belén, en la que destacaron los actos religiosos, con una programación que comenzó en los días previos con las tradicionales novenas, rosarios y eucaristías.

A mediodía, la iglesia que acoge a la patrona de la ciudad jacobea durante todo el año, el santuario de Nuestra Señora de Belén, abrió sus puertas para que los carrioneses y devotos de otras localidades pudieran asistir a la misa. Desde este punto partió la procesión, en la que no faltaron las autoridades civiles y religiosas, los miembros de la cofradía de la patrona, los maceros, la banda de música y las zagalas que representan a los jóvenes, que acompañaron la carroza sobre la que avanzaba la talla de la virgen, del siglo XIII reconvertida en imagen de vestir en el XVI, cubierta con una gran manto blanco y dorado.

Gran parte de la vestimenta y de su ornamentación son donaciones de los propios vecinos, como la corona de oro y piedras preciosas que costearon los devotos carrioneses cuando fue coronada en el año 1960.

Así, la procesión se dirigió hacia la plaza Mayor, donde todos los asistentes rinden honores a su patrona con la ofrenda floral y se le canta La Salve, para luego iniciar el regreso a su santuario. Fue allí donde el alcalde de la ciudad, José Manuel Otero, renovó los votos de devoción y se procedió a cantar el himno a la Virgen.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...