El acusado por publicar viñetas de Mahoma en Francia defiende el derecho a reírse de los terroristas

"Si no podemos reírnos de los terroristas, ¿qué nos queda?", se ha preguntado hoy el director de la revista Charlie Hebdo, Philippe Val, en el juicio en su contra que se celebra en París por haber publicado hace un año unas controvertidas caricaturas de Mahoma que generaron protestas e incidentes en varios países.

En este juicio, calificado de "medieval" por los directivos del semanario satírico, subyace el debate sobre si el derecho a la libertad de expresión debe detenerse en las fronteras de la religión.

En medio de una gran expectación y de un gran despliegue mediático, Val ha negado ante el tribunal que pretendiera injuriar a los musulmanes y ha defendido el derecho a la caricatura y al humor.

Caricaturas de un diario danés

El director de Charlie Hebdo ha subrayado que, al reproducir el 8 de febrero de 2006, en un número especial, las caricaturas que en septiembre de 2005 había publicado el diario danés Jyllands-posten, pretendía atacar a los extremistas y no a los musulmanes en general.

"Se trataba de una crítica a la religión como idea, pero en ningún caso expresaba desprecio de ningún tipo hacia los creyentes de una fe", ha declarado Val, quien ha comparecido totalmente vestido de negro en la primera de las dos jornadas previstas para el juicio.

Respaldo de la prensa

Los medios franceses dedican hoy amplio espacio al juicio y el rotativo Libération reproduce las caricaturas que son el centro de la controversia.

En la prensa aparecen también páginas de publicidad pagadas por la organización Reporteros sin Fronteras (RSF) con el lema: "Con Charlie Hebdo, nos negamos a callarnos".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...