«El aborto es lo más machista que existe en la sociedad española» según el Foro de la Familia

Así lo manifestó Benigno Blanco durante una conferencia en la Facultad de Derecho de Sevilla

El anteproyecto de ley del aborto que impulsa el Gobierno central no solo despierta las críticas de la izquierda. El texto, que contiene aspectos que incluso han censurado miembros del propio Partido Popular, tampoco convence a Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia. Sus motivos, eso sí, van en una dirección bastante diferente a la de las críticas mayoritarias. Para el abogado, la reforma que pretende el ministro Gallardón… incluso se queda corta. “No es mi modelo de ley”, defendía ayer en una conferencia celebrada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla, “me gustaría vivir en un país en el que no hubiese ningún aborto”. Aunque se trata de un texto más conservador que el de 1985 y colocaría a España entre los países con una de las legislaciones más restrictivas de toda Europa, al presidente del Foro de la Familia no le parece suficiente. Considera que “es un significativo paso en la buena dirección”, pero cree que incluye supuestos que no tendrían por qué permitirse y apuesta por ir bastante más allá. No cree, por ejemplo, que la interrupción del embarazo en casos de violación esté justificada: no sirve para mitigar el trauma que supone ser víctima de una agresión sexual, argumenta.

El presidente del Foro de la Familia repasó ayer las diferentes leyes que han regulado el aborto en España a lo largo de las últimas décadas. Lo hizo ante una audiencia de casi un centenar de personas, con una nutrida presencia de rostros jóvenes. Nadie replicó en ningún momento las tesis del abogado y hubo quien incluso compartió posturas aún más conservadoras que las de Blanco. Ante ellos expuso su visión sobre el que considera “el problema más importante de nuestra época”, surgido a finales del XIX con las primeras propuestas para legislar la interrupción del embarazo. Hasta entonces, dice, existía una tradición constante y coherente de la protección de la vida. Después llegó algo que, lejos de entender como un avance en los derechos de la mujer, considera “una progresiva banalización del aborto en la conciencia colectiva”. 

En ese panorama, Blanco sitúa dos víctimas claras: el no nacido y la mujer. Sobre esta última, tiene una peculiar teoría, teñida de cierto paternalismo. Ellas no quieren abortar realmente. ”Una de las cosas que suceden en la vida real de las sociedades cuando una ley permite el aborto es que, tras la teórica afirmación gozosa por parte de los que defienden la ley del aborto de la libertad de la mujer, lo que sucede es que la sociedad abandona a la mujer ante el aborto”, defendía ayer el abogado. Especialmente en circunstancias difíciles: inestabilidad económica, precariedad laboral, problemas en la pareja… Como ya existe esa salida, no se buscan más soluciones. Las leyes permisivas, dice, incluso crean un clima de coacción para abortar. “Muchas veces van al aborto como al matadero, como si no hubiese otra posibilidad”. Por eso, considera que Estado y sociedad tienen que implicarse más en la protección de las mujeres embarazadas: en las alegaciones que presentó el Foro de la Familia ante el Ministerio de Justicia por el anteproyecto de Gallardón, incluyó un proyecto de ley de protección de la mujer y la maternidad.

En esa línea, Blanco cree que en el aborto también suele haber un componente de responsabilidad masculina: “Es lo más machista que existe en la sociedad española”, contestaba ayer ante la reflexión de una joven del público. “Es incómodo para los hombres. Disfrutamos mucho dejándoos embarazadas pero luego el problema es para vosotras… y yo no quiero saber nada”.

Pero ese papel de víctima que otorga Blanco a las mujeres no convenció del todo a algunos de los asistentes a la conferencia. Un hombre de mediana edad, profesor de derecho administrativo y miembro de la plataforma 40 días por la vida, protestó por el desprecio que sufre su organización cuando va a informar -”con una sonrisa en la cara”- a las mujeres sobre las alternativas a la interrupción del embarazo en las puertas de las clínicas. “Recibimos absoluto desprecio, insultos, empujones de gran parte de las mujeres, que piensan que abortar es como quitarse un barrillo o un método anticonceptivo”, expuso. Aunque admite el hecho de que muchas mujeres cuentan con cierta presión ambiental, considera que esta nunca elimina su libertad de decidir. “El aborto debería estar penalizado al igual que la violación, el asesinato o el robo. Es un mal personal y un mal social”. Y remataba: “Gran parte de las mujeres van a abortar con absoluto desprecio a la vida del que tienen dentro de su vientre”.

Para Blanco, es importante que todos los ciudadanos tengan una opinión formada sobre el aborto dada su relevancia. Lo ilustró con una comparación: “Si estuviésemos en EEUU en 1845, les estaría proponiendo que estuviésemos discutiendo sobre la esclavitud de los negros, el principal problema de esa sociedad. Pero como estamos en España en 2014, quiero proponerles que tengan ustedes criterios sobre esta tema, el problema de nuestra época”. El presidente del Foro de la Familia pidió además implicación en la lucha contra el aborto -”Me gustaría que los que apostemos por la vida echemos una mano”-, aunque no quiso mojarse a la hora de recomendar una opción política para los comicios del domingo ante la pregunta de una asistente -que cuestionaba también si era mejor un partido grande o una opción minoritaria-: “Como presidente del Foro debo respetar la libertad de toda la gente que colabora que puede pensar cosas muy distintas”, dijo, matizando después: “Uno no debe votar a un partido que hace bandera de la defensa del aborto”.

Benigno Blanco en Sevilla

Archivos de imagen relacionados

  • Benigno Blanco en Sevilla
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...