El aborto divide a la junta directiva del Hospital de Granollers

El centro sanitario, vinculado a la Iglesia, matiza que no hay acuerdo sobre el tema El Obispado de Terrassa presiona para que no se efectúen las intervenciones

El aborto divide a la junta directiva del Hospital de GranollersLas presiones de los movimientos católicos para que dejen de practicarse abortos en los hospitales catalanes vinculados a la Iglesia, como el Sant Pau de Barcelona o el General de Granollers, se plasmaron ayer en una nota del Obispado de Terrassa, cuya diócesis abarca Granollers, en la que se informaba de que el patronato de este último centro sanitario había «acordado unánimemente» el 29 de septiembre que «no se practique ningún aborto bajo ningún supuesto» y también «solicitar a la Administración ser un hospital exento de estas prácticas». La decisión fue desmentida por la tarde por el Hospital de Granollers en un comunicado transmitido a todos los medios de comunicación.

MATIZACIONES El centro matizó que el tema se discutió en la reunión del 29 de septiembre, pero que el patronato, que cuenta entre sus ocho miembros con dos vinculados a la Iglesia, «no adoptó ninguna decisión definitiva» y que seguirá trabajando y estudiando de forma conjunta con la Conselleria de Salut la aplicación de la ley del aborto.

La norma, según recordó el departamento que dirige Marina Geli, establece que solo pueden apelar a la objeción de conciencia los profesionales «directamente implicados» y de ninguna manera el hospital en su conjunto, que en este caso está integrado en la red pública sanitaria. El incumplimiento de la normativa podría acarrear la rescisión del contrato por parte de la Generalitat con el hospital de referencia del Vallès Oriental.

DIFERENCIAS EN EL PATRONATO El presidente del patronato y alcalde de Granollers, Josep Mayoral (PSC), declinó hacer declaraciones y se remitió al comunicado del hospital, que contraviene la opinión del vicepresidente de la entidad, Jaume Sala Maltas, designado por la parroquia de Sant Esteve de Granollers, juntamente con el propio párroco Lluís Pou. Ambos se mostraron la semana pasada en una nota junto con el obispo «absolutamente contrarios al aborto».

Sala negó la existencia de grandes divergencias en el patronato y defendió la versión del obispado, que plantea llevar el caso ante la Conferencia Episcopal Española. «Desde la Iglesia debemos trabajar a favor de la vida», anunció sin entrar en detalles sobre «la forma para llevar este trabajo a buen término».

Archivos de imagen relacionados

  • Hospital Granollers
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...