El abad de Montserrat defiende la nueva Ley del Aborto

Soler no invita al Papa a su monasterio porque «su visita es muy corta»

El abad de Montserrat, Josep Maria Soler, ha aceptado este jueves la regulación del aborto, por el hecho de que es una realidad que existe. De este modo, en su intervención en el «Fórum Europa. Tribuna Catalunya», Soler ha eludido criticar la ley que con tanto ahínco han cargado los sectores más conservadores de la Iglesia española.

De hecho, Soler ha asegurado que es una ley necesaria porque «es obvio que el aborto es una realidad en nuestra sociedad», y la nueva normativa «parece que va a reducir el número de abortos». Eso sí, ha precisado que «como creyente, estoy a favor de la vida desde el principio hasta el final, y la nueva ley establece el aborto como un derecho y a mí no me lo parece».

No demasiado permisiva
El abad también ha explicado que «en algunos aspectos la nueva legislación es demasiado permisiva, pero no lo es en otros aspectos».

Visita muy corta del Papa
Igual de sorprendentes han sido sus declaraciones sobre la visita de Benedicto XVI a Barcelona. «No invité el Papa a venir a Montserrat porque sabía que era una visita muy reducida y que se tenían que ajustar los horarios y venir a Montserrat era añadir dos o tres horas en su viaje; por ello, en ningún momento lo valoramos», ha indicado.

Lo que espera
A este respecto, Soler ha manifestado que de la visita del Papa espera que al final «pueda decir lo mismo que dijo el primer ministro británico: que nos ha ayudado a asentarnos y a reflexionar». «Espero que sea un momento que dé coraje a los católicos y que amplíe la imagen de Barcelona al mundo».

De hecho, Soler ha asegurado que es una ley necesaria porque «es obvio que el aborto es una realidad en nuestra sociedad», y la nueva normativa «parece que va a reducir el número de abortos». Eso sí, ha precisado que “como creyente, estoy a favor de la vida desde el principio hasta el final, y la nueva ley establece el aborto como un derecho y a mí no me lo parece”.

No demasiado permisiva
El abad también ha explicado que “en algunos aspectos la nueva legislación es demasiado permisiva, pero no lo es en otros aspectos”.

Visita muy corta del Papa
Igual de sorprendentes han sido sus declaraciones sobre la visita de Benedicto XVI a Barcelona. “No invité el Papa a venir a Montserrat porque sabía que era una visita muy reducida y que se tenían que ajustar los horarios y venir a Montserrat era añadir dos o tres horas en su viaje; por ello, en ningún momento lo valoramos», ha indicado.

Lo que espera
A este respecto, Soler ha manifestado que de la visita del Papa espera que al final “pueda decir lo mismo que dijo el primer ministro británico: que nos ha ayudado a asentarnos y a reflexionar”. “Espero que sea un momento que dé coraje a los católicos y que amplíe la imagen de Barcelona al mundo”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...