El 70% de los ciudadanos critica el sistema de financiación de la Iglesia (Baleares)

Siete de cada diez baleares critican el actual sistema de financiación de la Iglesia católica y el 59 por ciento de la sociedad de las islas está en desacuerdo con el posicionamiento de los obispos españoles en torno a asuntos políticos, sociales y culturales de actualidad, según se desprende de la última edición de Quaderns Gadeso relativa a la situación de la religión en el archipiélago.

   El estudio, realizado en base a 900 entrevistas, revela una "notable desafección" de la sociedad balear hacia las posturas oficiales de la Iglesia, incluso entre católicos y practicantes, como lo demuestra el hecho de que el 97 por ciento de la población está a favor del divorcio, el 64 por ciento apoya vivir en pareja sin casarse, el 57 por ciento la eutanasia pasiva y el 51 por ciento la legislación sobre el matrimonio homosexual.

   Sin embargo, más de la mitad de la sociedad (54 por ciento) está en contra de la nueva Ley del Aborto y el 66 por ciento desaprueba la adopción por parte de homosexuales. El apoyo o rechazo a estas cuestiones también varía por edades, de modo que, en el caso de la financiación de la Iglesia, la respalda el 60 por ciento de los mayores de 60 años y la posición de los obispos la apoya el 75 por ciento de este colectivo.

   En lo que se refiere a las creencias de la sociedad isleña, el 71,6 por ciento se declara católica, un 6 por ciento menos que en 2007, mientras que el 65,3 por ciento de éstos afirma ser practicante. Sin embargo, sólo un 35,2 por ciento de estas personas asiste regularmente a misa y a las fiestas religiosas. Por edades, el 98,5 por ciento de los mayores de 65 años se declara practicante frente al 23,8 por ciento de los jóvenes entre 16 y 20 años.

   Por otro lado, también en relación con los creyentes, el 2,1 por ciento son protestantes y el 0,7 por ciento musulmanes. Mientras tanto, en el caso de los no creyentes, los ateos representan el 5 por ciento de éstos, los agnósticos el 4,3 por ciento y el 9,7 por ciento se muestra indiferente. La cifra más significativa se produce entre los jóvenes, ya que entre los 16 y 20 años manifiestan su indiferencia al hecho religioso, posición que disminuye con la edad.

   En comparación con 2007, la disminución de los creyentes se produce en todas las franjas de edad excepto en los mayores de 60 años, siendo la más relevante entre los 16 y 20 años, con una bajada de más de 7 puntos. Correlativamente, éstos son los que más se declaran no creyentes (46,3 por ciento), con un incremento del 46,3 por ciento.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...